Posts tagged ‘miedo’

enero 7th, 2009

Ataque con una granada a Televisa Monterrey

Todos los actos de violencia son condenables aunque no causen la muerte o heridas a personas, la noche de ayer un comando de encapuchados lanzó una granada y ráfagas de metralleta contra las instalaciones de Televisa en Monterrey. Hace unos días ocurrió un atentado en Bilbao, España, contra instalaciones de una estación de TV, allá se responsabilizó a ETA, aquí en México a quién se responsabilizará de estos actos si el atentado en Morelia sigue sin ser aclarado. ¿A quién benefician estos actos? guardando las proporciones, recordarán los ataques que llevaron el terror a Mumbai, India, ¿los estrán imitando porque saben que a través del miedo se tiene más controlada a la gente o al menos se le distrae de otros hechos?


Señor López Dóriga, estamos de acuerdo con usted en condenar este acto pero de eso a que se ataque la libertad de expresión hay que verlo con más detalle ya que ustedes sólo dan la información que les conviene a los dueños de la televisora (lo mismo para otras cadenas) o la línea que les da el gobierno. Nosotros también aprovechamos para condenar los diarios sabotajes a la libertad de expresión que su medio y otros realizan, mostrando con ello que no les interesa la verdadera información para su audiencia, que sus grandes medios no tienen interés en promover los valores morales, la cultura y la educación. Eso también es condenable, señor López.


El comando dejó una Manta que decía:

read more »

diciembre 4th, 2008

El miedo como forma de hacer política en México

Introducción

En fechas recientes, la Oficina Ecuménica por la Paz y la Justicia en Munich, Alemania entrevistó a integrantes de CIEPAC sobre el miedo y su relación con la represión política, tal como es ejercida en México en la actualidad. Reproducimos aquí las respuestas para que alcancen a más lectores.

El miedo como forma de hacer política en México

Mariela Zunino, Antoine Libert Amico, Miguel Pickard – 28-Nov-2008 – num.568
ciepac, san cristóbal de las casas

carcel-y-represion

En México ¿se usa el miedo para hacer política? ¿En qué contexto? (represión política y social?)

Definitivamente, en México el miedo es una manera de hacer política. La falta de justicia en el país es una manera de generar y perpetuar el miedo entre la población, lo cual explica la ausencia total de voluntad del poder y de sus autoridades de subsanar, de forma frontal y estructuralmente, este enorme vacío en el “pacto social y político” que debería existir entre la sociedad y sus gobernantes. Desde temprana edad, la población mexicana aprende que el Estado en que vive es dominante, violento, corrupto, arbitrario, depredador, asesino y que prevalece la impunidad total en el aparato de seguridad y de justicia. Asimismo, la violencia está institucionalizada mediante decretos del poder ejecutivo, leyes del poder legislativo y veredictos del poder judicial. La impunidad cuenta con un patrón de complicidades imbricadas entre “autoridades políticas, militares, policiales y judiciales a nivel municipal, estatal y federal” (Carlos Montemayor, La Jornada, 31/10/08), es decir, en todo el sistema político-gubernamental.

La población mexicana sabe que el aparato de justicia sencillamente no funciona y que está diseñado a propósito para trabajar en su contra. En tales circunstancias, en la mayoría de los casos es preferible no denunciar cualquier abuso, atropello, delito o crimen que buscar el resarcimiento y arriesgar estar sujeto a estudiadas arbitrariedades del aparato de “justicia”. El poder sabe que el ciudadano común rehuye de tal aparato y lo manipula para amedrentar (infundir el miedo) a la ciudadanía, a la vez que desata sus brazos represores en contra de expresiones de inconformidad, protesta, desacato, desafío, resistencia o incluso interpelaciones. La mayor furia de este aparato se reserva para el/la luchador/a social y particularmente para expresiones de desobediencia civil.

Todo lo anterior se ha agravado en forma significativa desde 2005. Se han profundizado varias tendencias: criminalización de la protesta social, represión selectiva y masiva, desprestigio de líderes, organizaciones y movimientos, fomento de divisiones, detenciones arbitrarias, militarización, restricción a los derechos civiles, ambiente general de una guerra contra el terror y/o de contrainsurgencia, etc.

La insurrección popular en Oaxaca de 2006 ofrece ejemplos claros de lo anterior en términos de cómo se desató el aparato para reprimir – y quizá más importante aún – para aterrorizar a la población. Los medios de comunicación nacionales (todos, incluyendo los de izquierda) desplegaron una amplia cobertura de la represión. Podemos hablar incluso de que algunos medios la ensalzaron adrede. El objetivo era difundir ampliamente las siniestras consecuencias que esperan a la población que protesta, lucha y, peor, trata de construir alternativas al actual sistema. El costo político internacional de la brutalidad fue prácticamente nulo para el gobierno mexicano, por haberse dado en un año de transición entre un gobierno y otro.

La irónica “Rayuela” en La Jornada del 16/11/08 lo dice todo en su escueta síntesis: “La venganza parece no tener límites. A los luchadores sociales los castigan con penas más severas que a los secuestradores y narcos. Y encima no les permiten ver a su madre…”

represion-sa

¿Contra quienes, contra cuales sectores de la población en México se dirige esta política?

read more »

noviembre 28th, 2008

El mensaje en clave del ataque "terrorista" en la India: Un 11S Financiero

Los Culpables del Colapso económico mundial no serían los especuladores financieros y los gobiernos que los han apoyado, los culpables serían Los “Terroristas Islámicos”

Tomando en cuenta que India es uno de los países emergentes más importantes (forma parte del grupo BRIC -Brasil, Rusia, India y China) y la cercanía y posible cooperación con China y Rusia podrían representar un peligro para el trío USA, Inglaterra e Israel, hacia falta sembrar el terror y mostrar que fuerzas mas o menos ocultas harán todo lo posible por mantenerla de manera que no de problemas. Además de provocar la salida de capitales de ese país se lanza un mensaje diciendo que nadie está a salvo del terrorismo islámico y que es necesario combatirlo, haciendo necesario invertir en armamento y equipo sofisticado para ello y con la aceptación de todos los niveles sociales ya que se ataca en zonas donde están personas del ambito de los negocios, gente de la clase alta.

La operación tuvo todos los ingredientes para conmocionar: Ataque sincronizado y a mansalva con explosivos y armas automáticas de última generación, perpetrado por un comando altamente entrenado contra hoteles cinco estrellas de la India y  lugares donde se reúne la crema de la crema de la política y el empresariado trasnacional. Primer mensaje: El “terrorismo” está vivo. Segundo mensaje: El “terrorismo” ataca los bastiones de la economía mundial. Síntesis: La economía planetaria puede colapsar. ¿Por la crisis? No, por culpa del “terrorismo islámico”.

IAR

La zona céntrica y  turística de Bombay, la capital financiera de la India, se convirtió el miércoles durante varias horas en un infierno de gritos, gente corriendo, sangre y sirenas de ambulancias y patrulleros, luego de que varios ataques coordinados y simultáneos, con ametralladoras y granadas de mano, impactaran en diferentes lugares claves de la ciudad.

El “blanco” y la metodología de atentado coincidió con la masividad del resultado destructivo conseguido: Más de 100 muertos, más de 250 heridos y decenas de rehenes tomados por los atacantes.

India no es extraña a ataques “terroristas”  violentos de este tipo, pero los especialistas coinciden: Este último en Bombay luce  mucho más sofisticado y mejor coordinado que la mayoría de los atentados ocurridos en años recientes.

El tipo de “blancos” del ataque sugiere que intentan minar la confianza en la economía local y alejar la inversión extranjera señalan con énfasis algunas agencias sin investigar ni analizar las “pistas” del atentado.

El primer mensaje (tácito), también contundente, parece no arrojar dudas: “El terrorismo está vivo”.

Y, como viene sucediendo desde el 11-S hasta aquí,  la “reacción internacional” (en realidad reacción de los gobiernos y establishment de poder capitalista del mundo) se encargó de dejar en claro que el “terrorismo” es una amenaza global que hay que combatir como prioridad número uno.

Desde la Casa Blanca hasta la Unión Europea, la ONU, pasando por Rusia y los gobiernos de Asia, Africa y América Latina, las “condenas” fueron unánimes y plantearon la necesidad de una mayor coordinación de la lucha contra las “organizaciones terroristas”.

Pero, y como en este nivel de operaciones de masacre sofisticada tipo comando, ejecutadas por fuerzas especiales “irregulares” no hay harina fundamentalista “terrorista-religiosa” (como vende el sistema) sino objetivos políticos, hay que empezar a evaluar e investigar, como hacen los criminólogos frente a un homicidio, en los posibles “beneficiarios” del ataque “terrorista”.

Primer axioma para que el “terrorismo” (desde el 11-S y más atrás) funcione como herramienta para conseguir objetivos políticos a escala global: Que la prensa masiva del sistema no analice (tal como sucede) causas, efectos y beneficiarios del “acto terrorista”. Cuando solo se busca a los “autores” (los ejecutores) y no se investiga causa y efecto (el objetivo político y el beneficiario) el acto “terrorista” queda reducido a una acción de “criminales irracionales”.

Ejemplo: Ni las autoridades ni la prensa internacional se interrogan cuál fue el objetivo político de la operación masacre en la India. Solo buscan al “autor”, y el autor invariablemente aparece (como siempre sucede) convertido en Al Qaeda o en alguna “organización fundamentalista islámica” conexa.

La mejor materia prima para que el “terrorismo” siga cumpliendo con sus objetivos políticos y manipuladores es que nadie se interrogue para qué sirve el “terrorismo” en la realidad práctica.

Así se inventó el fantasma Al Qaeda-Bin Laden para generar “terror mediatizado” con alto rédito para las políticas estratégicas de EEUU y Europa y un alto perfil de rentabilidad para las armamentistas (de la “guerra contraterrorista”) que hoy abrevan en un presupuesto mundial de US$ 1,2 billones.

Entonces, tenemos un primer nivel de “aprovechamiento y beneficio” de la masacre de la India: Un reciclamiento global de los “planes contraterroristas” (de los que participan todos los ejércitos y gobiernos del mundo) y una reafirmación doctrinaria de la “guerra contraterrorista” apuntalada por EEUU y Europa a nivel mundial.

El “terrorismo” está vivo

Así como un edificio necesita de un “mantenimiento constante” para preservar su estructura”, la “guerra contraterrorista” necesita de atentados y de “amenazas” constantes para mantener su operatividad y alimentar su mística doctrinaria internacional.

Como en el planeta capitalista ya no quedan guerras ni conflictos armados multiplicados (salvo Irak y Afganistán), los complejos militares industriales y las armamentistas suplen esa baja vendiendo tecnología y armas de última generación para “combatir al terrorismo” a escala mundial.

Los atentados “terroristas”  (como el de la India) que se suceden secuencialmente están destinados a mantener viva a la maquinaria del negocio armamentista y a preservar a la “amenaza terrorista” como principal instrumento de manipulación para conseguir objetivos políticos y económicos.

El “terrorismo” ataca a la economía mundial

Pero, analizando el “blanco” de los atentados de la India (hoteles cinco estrellas que alojan a empresarios y representantes del establishment económico internacional) se detecta la búsqueda de un segundo objetivo central: Sembrar “terror” en el poder económico mundial.

Bombay, además de ser la capital financiera de la India, es uno de los símbolos más emblemáticos del desarrollo del capitalismo trasnacional en Asia. En las metrópolis de la India conviven los rascacielos, la tecnología y el confort capitalista de última generación con millones de seres humanos durmiendo y viviendo las calles en medio de aguas y desperdicios putrefactos.

El “terrorismo” en India (con ataques periódicos)  reviste categoría de modulo experimental y “modelo exportable” a las grandes metrópolis de Europa y EEUU.

El mensaje del miércoles: Ningún empresario o ejecutivo del capitalismo transnacional está vacunado contra un “ataque terrorista” repentino en cualquier lugar del mundo donde se encuentre. Al Qaeda y el “terrorismo islámico” tienen la mira puesta en la economía: Buscan el “caos terrorista-económico-financiero” del mundo.

Bin Laden, Al Qaeda y sus “organizaciones islámicas” subsidiarias pueden invertir la lógica del “peligro”: El “tsunami terrorista” borra de la escena y desplaza de la atención mundial al “tsunami económico”.


La lógica del “caos terrorista-económico”

Junto con las bolsas y los mercados financieros se derrumbó la confianza en el “sistema”: Las potencias centrales han perdido la “gobernabilidad” económica y el proceso se dirige a una crisis social y política a escala global.

Hay caos económico producido por una crisis financiera que ya devino en crisis recesiva expandida tanto en los países centrales como en los países de la periferia emergente y subdesarrollada del mundo.

¿Qué necesita el sistema para desviar la atención de la crisis recesiva global que amenaza a la supervivencia de la rentabilidad capitalista a escala global?

¿Qué necesitan EEUU, la Unión Europea y sus bancos centrales que han venido fracasando sistemáticamente con todas las “inyecciones de liquidez” y los planes de “rescate financiero” en las metrópolis centrales?

¿Qué necesita Barack Obama y el equipo sionista que lo controla para evitar que la crisis económica le arruine la asunción presidencial, y para no seguir repitiendo las operaciones fallidas de Bush y el sionismo conservador con los “mega-rescates”?

Respuesta: Necesitan generar otra “crisis”, inducida y controlada, que tape y desvíe la atención de la crisis económica fuera de control.

En ese escenario, ¿Para qué sirve fundamentalmente la herramienta “terrorista” que reapareció el miércoles en la India?

En primer lugar, como módulo experimental para desviar la atención de una crisis mundial capitalista inmanejable, creando (por medio del “miedo al terrorismo”) un conflicto inducido y controlable que tape y distraiga la atención de la verdadera crisis.

El 11-S en EEUU detonó el miedo al “terrorismo social”, y la lógica de la “guerra contraterrorista” que vino detrás sirvió para justificar nueva invasiones militares y la lógica de un nuevo “enemigo mundial” que sirvió para legitimar nuevos proyectos de conquistas de mercados y de negocios capitalistas por el planeta.

¿De “terrorismo social” al “terrorismo económico”?

Esa es la tendencia (y señal) más clara que está marcando la operación “terrorista” en la India dirigida contra el empresariado y el poder capitalista trasnacional, citado por la prensa internacional como el “blanco” del ataque.

Al fijar los ojos en este “detalle”, la prensa internacional está marcando a su vez los escenarios de los próximos ataques y “amenazas terroristas” de Al Qaeda y las organizaciones fundamentalistas islámicas.

¿Un 11-S financiero? La lógica y los patrones funcionales de la CIA y las agencias europeas y estadounidenses con el “terrorismo islámico” dicen que sí.