PRIAN+Verde+Panal aprueban en lo general la Reforma Laboral. Golpe de la oligarquía a los trabajadores

Los votos a favor fueron por parte de senadores del PAN, PRI y PVEM, y de la legisladora de Nueva Alianza, Mónica Arriola por lo que el PRD, PT y Movimiento Ciudadano se manifestaron en contra.

La votación de hoy establece el pago por hora, y regula nuevas modalidades de contratación, subcontratación laboral u outsourcing y el trabajo por temporada y los periodos de prueba.

Reforma laboral: gana la oligarquía

Editorial de Cambio de Michoacán

El día de ayer, los senadores del PRI y el PAN aprobaron en lo general el dictamen de reforma laboral, en el que se incluyó, de manera parcial, el tema de la transparencia sindical.

La iniciativa fue regresada a la Cámara de Diputados, donde se espera que sea de trámite la aprobación.

Estaremos hablando, entonces, de la aprobación de una ley que, en esencia, abarata la mano de obra y facilita el despido.

Asimismo, se avala la subcontratación y, por ende, se precariza el empleo.

Se toleran las contrataciones a prueba, que pueden extenderse a seis meses, sin compromiso para las empresas.

Se flexibiliza la relación trabajador-empresa, avalando los contratos por tiempo u obra determinada, lo que estará sujeto a los vaivenes de la oferta y la demanda.

Lo anterior, sin mencionar la posibilidad de que no se toque el asunto sindical y la rendición de cuentas siga siendo un espejismo.

Debido a lo anterior, es difícil pensar que se pueda fomentar la productividad, la competitividad o se mejore el empleo, como han perfilado algunos senadores.

Es, en suma, una legislación hecha a la medida de los patrones y con un tufo neoliberal que generará ganancias sólo para las élites y empobrecerá aún más a los trabajadores.

Se trata de una legislación hecha para un país desarrollado, con la clara intención de que siga siendo subdesarrollado, como se estila actualmente en Europa, sobre todo en España, Grecia y Portugal.

Hoy los patrones y los líderes sindicales amanecerán felices, en tanto que los trabajadores verán cómo la natural aspiración a tener un empleo (derecho garantizado por el artículo 123 constitucional) será una realidad en la que deberá venderse como mercancía antes que como un ser pensante que puede ser colaborador con la empresa que le contrata, no un simple producto utilitario.

Interponer amparos parece ser la única ruta que les queda a los trabajadores para intentar echar abajo la reforma.

Gerardo Fernández Noroña a las afueras del senado

Sentón que se llevó acabo el día 23 de Octubre de 2012 en protesta de la Reforma Laboral, en punto de las 6:00 am, con Gerardo Fernández Noroña, Balfre Vargas y Rosendo Marín.

Más información:

Alista AMLO amparos contra reforma laboral

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

7 Comments to “PRIAN+Verde+Panal aprueban en lo general la Reforma Laboral. Golpe de la oligarquía a los trabajadores”

  1. Se ocupa un paro laboral en todo el pais para precionar a la elite

  2. “Conciudadanos:- No vaciléis pues un momento: tomad las armas, arrojad del poder a los usurpadores, recobrad vuestros derechos de hombre libres y recordad que nuestros antepasados nos legaron una herencia de gloria que no podemos mancillar. Sed como ellos fueron: invencibles en la guerra, magnánimos en la victoria”. —SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN—
    San Luis Potosí, octubre 5 de 1910. Francisco I. Madero.3

  3. Si destrozamos todo entenderán que estamos nerviosos y que queremos que las cosas cambien ya. Si hablamos amablemente los poderosos se burlarán de nosotros… no tenemos ningún medio de expresión, ahora esta es nuestra forma de hacer correr el mensaje”. [Declaraciones de un casseur tras los enfrentamientos con la policía en una manifestación por el derecho a la educación, París octubre 1998]

  4. “Interponer amparos parece ser la única ruta que les queda a los trabajadores para intentar echar abajo la reforma.”
    QUEDA como cuando Madero LA LUCHA ARMADA
    “MANUAL DE DISTURBIOS Si destrozamos todo entenderán que estamos nerviosos y que queremos que las cosas cambien ya. Si hablamos amablemente los poderosos se burlarán de nosotros… no tenemos ningún medio de expresión, ahora esta es nuestra forma de hacer correr el mensaje”. [Declaraciones de un casseur tras los enfrentamientos con la policía en una manifestación por el derecho a la educación, París octubre 1998] La capucha es nuestra amiga. En las manifestaciones la policía suele utilizar cámaras de vídeo y de fotos. Graban las acciones de los activistas para reconocerlos y así tener ”pruebas” que les imputen en un futuro juicio. Otras veces directamente graban a un bloque de manifestantes de una organización determinada como forma de control y recogida de información. También pueden servir como prueba las imágenes captadas por los periodistas de la prensa. Un pañuelo o una bufanda obstaculizan este accionar de la policía. Los medios de comunicación del poder criminalizan la capucha justamente por su alta efectividad antirrepresiva. La estrategia policial. Una vez que los antidisturbios tienen orden de cargar, en ocasiones la línea policial se abalanza a golpes sobre los manifestantes desde un solo lado; a veces desde varios a la vez para provocar el pánico. Si la manifestación es masiva, pueden utilizar varias líneas para “dividir el bloque en partes”. Otras veces simplemente sacuden sus escudos con sus porras mientras avanzan lentamente. Todo depende de la estrategia represiva que tengan. En la mayoría de los casos lo que buscan es la ”dispersión”, es decir, que la gente corra presa del miedo y se disgregue. Aquí es importante mantener la calma y llamar a la calma (por ejemplo, con los brazos levantados) a la gente que tengamos a nuestro alrededor. Si observamos que la distancia entre los antidisturbios y los manifestantes es prudente, llamar a la calma hace que la gente se tranquilice y tome conciencia de que su situación inmediata no corre peligro, pues es normal que en momentos de pánico se tienda a correr sin detenerse a mirar atrás aunque la policía esté aún a mucha distancia. La comunicación y cooperación en esos momentos es muy importante. También se ha de tener en cuenta que los antidisturbios son más lentos que nosotros, por su vestuario y equipamiento. Cuánto más tiempo aguantemos si ceder terreno a la policía, más cuotas de libertad estaremos expropiando al estado; tengamos en cuenta que las cargas policiales no suponen otra cosa que un intento de coartar nuestra libertad de expresión. Lo que expresamos en las manifestaciones, la acumulación de fuerzas que supone, y el mensaje que con ellas se quiere transmitir, se ven abortados salvajemente por la represión policial. Los enfrentamientos callejeros no son sino una respuesta enfurecida a esta represión y una defensa firme de nuestra libertad de expresión. Cómo frenar el avance policial. Una vez iniciados los enfrentamientos, para aguantar la posición los diferentes grupos de manifestantes pueden utilizar varios métodos:
    – Lanzamiento de objetos. Piedras, adoquines o escombros (sobre todo las grandes ciudades están llenas de obras. Buscad un contenedor de escombros).
    – Botellas. Es muy efectivo volcar los contenedores de botellas. Uno de ellos proporciona ”munición” a decenas de manifestantes durante aproximadamente un cuarto de hora.
    – Cócteles Molotov. Lo más fácil es utilizar una botella de cristal de medio litro, llenar tres cuartas partes con gasolina, cerrar bien la botella y atar una tira de trapo en el cuello del recipiente. Llevar a mano una pequeña botella sólo con gasolina. Segundos antes de lanzar el molotov, mojar el trapo con la gasolina y encenderlo con un mechero. Puede impresionar la llamarada del trapo, pero si cogemos la botella con cuidado no nos quemaremos. Se puede usar un guante para minimizar las posibilidades de accidente. Al lanzar la botella, se romperá el cristal y la gasolina hará contacto con el fuego del trapo, causando una explosión de un radio de un metro y medio a 2 metros, aproximadamente.
    – Bloqueo de calles. Esto es efectivo sobre todo para obstaculizar el avance de los furgones policiales. Puede servir cualquier cosa, cubos de basura, papeleras, vallas de obras, etc. Pero tengamos en cuenta que un furgón policial puede abrirse paso ante una barricada compuesta por estos materiales ”livianos”, si se lo propone. Por eso, lo más efectivo para este caso es cruzar coches: entre varios manifestantes (mínimo 4 ó 5), agarrar el coche por uno de los extremos (la parte delantera tiene el motor, por lo tanto es más pesada que la trasera), contar ”uno, dos y tres” y levantar. En cuatro o cinco veces que se repita este proceso el coche habrá quedado en medio de una calle. Esto ralentiza el avance de los furgones de antidisturbios y da tiempo a los manifestantes para pensar y reorganizarse.
    – Quema de vehículos. Esto se realiza para retrasar aún más el avance de la policía. Un coche en llamas que bloquea una calle en ningún caso puede ser retirado con la misma rapidez, si bien nosotros sólo lo recomendamos en casos de extremo peligro para los activistas. La destrucción de un coche puede afectar a personas (propietarios de estos) que se encuentran en la misma condición de opresión que nosotros y ese no es el objetivo. El objetivo es contrarrestar la represión policial. En casos en que la integridad física de los activistas esté en sumo peligro (momentos de violencia policial salvaje u operaciones represivas a gran escala, como las desatadas en las cumbres antiglobalización) entonces sí estaría legitimado. Por supuesto, van mucho antes las personas que las cosas. Tengamos en cuenta que no siempre es necesario utilizar un coche para este tipo de acción incendiaria; también se pueden buscar elementos alternativos, como cubos de basura o materiales de un contenedor (muebles viejos, tablas, etc.).
    – Descentralizar la acción. Otra de nuestras bazas es crear diferentes focos autónomos de resistencia, desbordando el esquema represivo de los antidisturbios. Si nos movemos a menudo en grupos pequeños a los helicópteros policiales les cuesta más localizar los puntos”calientes”, lo que entorpece la comunicación y coordinación de los agentes a pie. Esto nos da un tiempo valioso para actuar.
    – Esquivar a la policía, atacar las estructuras capitalistas. En ocasiones en que la represión policial es especialmente dura e indiscriminada, conviene cambiar la táctica del enfrentamiento: en vez de atacar a las unidades policiales, atacamos las estructuras capitalistas más destacadas, como por ejemplo sucursales bancarias o comercios pertenecientes a grandes empresas (Telefónica, McDonalds, ETTs, etc). Un ejemplo de esto es lo que ocurrió durante la manifestación contra el Día de la Hispanidad en Barcelona (12 de octubre 2002), donde la policía fue totalmente desbordada. Tras las cargas policiales los antifascistas se dividían en grupos pequeños, se disolvían por calles aledañas cruzando coches y contenedores para frenar el avance de los antidisturbios, y se volvían a reunir poco después en una de las calles céntricas. Entonces disponían de varios minutos para atacar ferozmente estructuras capitalistas mientras los antidisturbios se reorganizaban y trataban de llegar hasta los activistas. La estrategia se cambió: en vez de atacar a la policía se les bloqueó, mientras tanto se atacaban sedes del capital. Nuevamente el precio que pagó el poder por reprimir una manifestación legítima fue alto. Subrayamos la necesidad de cuidar mucho el no atacar al pequeño comercio. Lo que expresamos con este tipo de enfrentamiento debe llegar con claridad a la población y despertar su simpatía en lo posible. La empresas de comunicación llaman a las sucursales bancarias ”símbolos”, si bien son más que eso. El capitalismo no se desarrolla y fortalece por arte de magia; el orden establecido
    tiene unos espacios físicos de funcionamiento, sin ellos, no podrían hacer partícipes a los ciudadanos de su enriquecimiento. Si los atacamos, no estamos haciendo desaparecer el capitalismo (eso es obvio), sin embargo estos espacios se ven afectados y retrasamos la actividad económica. Una hora o un día de retraso, es dinero que las empresas pierden. La policía desaloja casas okupadas no porque sean ”símbolos”, sino porque forman parte de la estructura del movimiento anticapitalista. Y de la misma forma que tras un desalojo se puede producir otra okupación, tras un ataque a una sucursal bancaria, ésta es arreglada poco después con dinero (algo que a los capitalistas les sobra gracias a que disponen de todos estos espacios). En este caso, el objetivo es afectar todo lo posible la actividad económica como protesta por la represión, así como visibilizar quiénes son los responsables y los beneficiarios de esta economía capitalista de explotación y muerte. Aviso: Este manual no pretende anteponer la acción violenta al trabajo de base, pacífico, local, cotidiano. Es sencillamente un instrumento de lucha, un medio, una herramienta. Barricadas sí, pero con conciencia y enmarcadas en un proyecto de transformación a largo plazo que priorice la construcción de tejido social autónomo y rebelde. Elaborado por: Laboratorio de Desobediencia “Barricadas Con Conciencia” (estado español)

  5. como dije en el comentario anterior, los CIUDADANOS SOMOS APATICOS deberiamos estar ahí con Noroña es mas sin esperar que un lider nos diga que hacer salir a protestar, todo queremos que lo hagan por nosotros. MEXICANO SI ESTAS JODIDO ES PORQUE TE DEJAS

  6. Aún no está dicho nada!!
    Cierto, se aprobó en lo general, pero también la transparencia sindical, democratización y rendición de cuentas, recuerden que esto afecta los intereses de líderes de sindicatos “charros” afínes al PRI como Golfa Esther y Romero Deschamps y mermaría su poder gravemente por los disidentes que estarían más que dispuestos a ejercer estos derechos contra ellos, cosa que el PRI por supuesto no puede permitir ya que quiere la presidencia vitalicia del país, por lo que lo más lógico es que al regresarla a San Lázaro la congelen y con esto se daría por terminada la dichosa reforma…