Qué bárbaro! AMLO rechaza las reformas estructurales! (Dedicado a los indecisos)

Andrés Manuel López Obrador rechaza las reformas energética, laboral y hacendaria ¿Por qué? pues porque además de ser recomendaciones de quienes nos endilgaron el sistema neoliberal que nos tiene en esta crisis, es decir, el FMI, el Banco Mundial, la OCDE y otras organizaciones que sólo buscan el interés de las grandes corporaciones, son propuestas que ahondarán más la pobreza de la mayoría y la riqueza de unos cuantos.

Estas reformas van en contra de los trabajadores y de la sociedad en su conjunto y benefician a la iniciativa privada. Van desde aumento de impuestos, más privatizaciones y otros beneficios para seguir haciendo más ricos a los multimillonarios.

El premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman dijo al respecto: “Las reformas estructurales ya mostraron su ineficiencia para promover el crecimiento económico, México no las necesita, lo que necesita es atacar el problema de la pobreza y desigualdad social, mejorar la educación, elevar la competitividad y resolver el problema de la inseguridad”

Justamente lo que propone AMLO y en contra de lo cual están Quadri, Vázquez Mota y Peña Nieto que son contradictorios y engañan a los incautos hablando de justicia, seguridad y no a la pobreza pero si apoyan estas reformas que nos llevarán a más desigualdad, injusticia, pobreza y por lo mismo a mayor inseguridad.

Hay señor López, señor López, es usted un peligro pero para el grupo de privilegiados que se han hecho multimillonarios explotando a la sociedad.

Para evitar un fraude electoral, únete a la petición de que CELAC y otras organizaciones imparciales estén presentes en la Elección del 1 de julio, clic aquí e invita a tus conocidos para que lo hagan también

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

3 Comments to “Qué bárbaro! AMLO rechaza las reformas estructurales! (Dedicado a los indecisos)”

  1. Mientras más ojos vigilemos las casillas, menos posibilidades habrá de fraude. Es ahora o nunca.

  2. En un articulo de PROCESO 1858, escrito por Ernesto Villanueva titulado El costo de la sinrazón, ahí se informa de la situación en que estamos, de que han servido tantos funcionarios y rete bien pagados El estudio incluye a 142 países, y la primera mirada sobre Mexico no deja lugar a dudas sobre lo mucho que deberá rehacerse a partir del 1 de diciempre de este año. En lo que se refiere a la estructura de las instituciones publicas,Mexico se localiza en el lugar 109 de 142. La fallida estrategia de FeCal contra el crimen organizado y la inseguridad a tenido un altisimo costo para hacer negocios en Mexico estamos en el 139 de los 142, y así no les voy a cansar, estamos en los últimos lugares, pero eso sí, estamos EN LA ORGANIZACION PARA LA COPERACIÓN Y DESARROLLO ECONOMICO,al que pertenecen los paises ricos del orbe.. La administración de FeCal se obtinó en el ingreso de Mexico al Grupo de los 20, que agrupa a los paises desarrollados, del cual es actualmente lider. El Sr, FeCal a maiceado al Congreso mexicano para que se aumente las cuotas que este pais otorga al FMI y el BM, con lo que Mexico espera ser un factor determinante en la solución de los problemas económicos que padece Europa. Toda la soberbia extrema de este señor que se imagina que tener en Mexico al hombre mas rico del mundo hace de los mexicanos un pueblo con altos niveles de ingreso per capita, cuando en realidad es todo lo contrario. Lean lo que les indico arriba en Proceso.

  3. Sólo alguien muy joven o quienes nunca han bajado de las serranías pueden ignorar el grado de corrupción que desde siempre ha imperado en el PRI y su socio el PAN. Quienquiera con un mínimo de experiencia e información, sabe de que son capaces los oligarcas; pero, no más. Secundo al cien por ciento lo escrito por el Sr. Huerta Pegueros y, además de hacer mía la carta de solicitud para que los organismos internacionales vigilen las elecciones y eviten el fraude, invito a todos los mexicanos a votar por Andrés Manuel López Obrador. Logremos el cambio; que los servidores públicos dejen de ser atracadores públicos legitimizados.