Sicilia y el rector de la UNAM junto con otros personajes se suman a la demanda contra Calderón ante la CPI

Impunes, 98% de los 67 mil asesinatos esta administración, sostiene el poeta

Miguel Concha Malo, presidente de la asociación Fray Francisco de Vitoria,
lamentó ayer, durante su participación en el congreso ciudadano,
que el gobierno federal rehúse cambiar la estrategia de lucha contra
el crimen organizado. Foto Demián Chávez

*******

Se suman Narro, Sicilia y Concha a la denuncia contra el presidente Calderón

Mariana Chávez (La Jornada)

Querétaro. Al concluir el Congreso Estatal Ciudadano de Derechos Humanos, los participantes firmaron un manifiesto de 14 puntos, entre los cuales se encuentra uno en el que se suman a la denuncia de 23 mil mexicanos ante la Corte Penal Internacional (CPI) contra el presidente Felipe Calderón por incurrir en crímenes de guerra y de lesa humanidad, y otro para demandar el retiro de las fuerzas armadas de las calles del país, porque violan las garantías elementales de los ciudadanos.

En el congreso participaron como ponentes José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México; Javier Sicilia, coordinador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y Miguel Concha Malo, presidente de la asociación Fray Francisco de Vitoria, entre otros.

“Suscribimos la denuncia que con valentía y entereza presentaron 23 mil personas ante la CPI de La Haya el 25 de noviembre de 2011 contra la actitud criminal del Estado o de sus protegidos reales contra la violación sistemática de sus derechos que se señalan en la Constitución mexicana”, afirma el texto leído por Gonzalo Guajardo González, catedrático de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro.

El documento plantea la urgencia de que los mexicanos recuperen su bienestar social, económico, cultural y político, que se asignen recursos económicos suficientes a las instituciones para evitar la corrupción y que las instituciones de educación asuman su tarea de formar personas en su integridad y no sólo capacitar a la fuerza laboral.

Al presentar la conferencia Seguridad y justicia sin democracia, Narro Robles indicó que los derechos y garantías individuales y sociales deben ser exigibles y no sólo aspirar a que ello suceda.

Destacó que la corrupción, la impunidad y la falta de impulso a la educación, el desempleo y la economía informal incuban grandes problemas en el país que deben ser atendidos de inmediato, pues no se puede continuar por esa vía.

Javier Sicilia, quien participó mediante un enlace virtual, indicó que primero están los deberes y después los derechos. Consideró que no existiría una Declaración Universal de los Derechos Humanos si cada ciudadano respetara esas garantías como un deber.

Indicó que 98 por ciento de crímenes cometidos en el país quedan impunes, y destacó que en total se han cometido 67 mil 700 asesinatos en el marco de las acciones de guerra contra el narcotráfico que emprendió el gobierno federal.

Señaló que olvidar y no reconocer que se ha cometido determinado número de crímenes en el país, así como no castigar a los autores de esas muertes, representa un crimen de lesa humanidad.

En el tema Políticas públicas sobre seguridad ciudadana y el respeto a los derechos humanos, Concha Malo destacó que el gobierno federal ha hecho caso omiso a la petición ciudadana de cambiar la estrategia de combate al narcotráfico ante las múltiples violaciones a los derechos humanos que se han cometido.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

3 Comments to “Sicilia y el rector de la UNAM junto con otros personajes se suman a la demanda contra Calderón ante la CPI”

  1. Mediante la AC/PGR/SIEDO/UEITMIO/AC/22/2011 quedó radicada en Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados Y Órganos de SIEDO, mí denuncia por Narcomenudeo en contra de unos Narcotraficantes de mi colonia aquí en la Ciudad de Tijuana. Los Narcomenudistas respondieron incendiando mi vivienda en un acto de linchamiento ¡del cual salí viva de milagro!. Era fines de Junio del 2011.
    Me considero un testimonio [sobre]viviente de un atentado homicida en venganza por la dicha denuncia por parte de los Narcomenudistas.

    Dicho con otras palabras, soy un número más de los difuntos de la guerra al Narco de Felipe Calderón. Ese Domingo yo volví a nacer: Si yo hubiéra entendido, como ahora lo entiendo, cómo funciona la propaganda ilusionista de Felipe Calderón, la cual te maneja la ilusión, la fantasía, digámoslo así: el holograma de que, si denuncias, el gobierno te va a dar su respaldo, ¡JAMÁS HUBIÉRA DENUNCIADO!, pues ahora que estoy desesperantemente necesitando de la ayuda del Gobierno este me dá totalmente la espalda, especialmente el Gobierno PANista de BC del Gobernador Osuna Millán ¡ni una despensa me ha dado!. Ellos me dejan morir, los Narcomenudistas iniciaron un proceso entrópico en mi persona, iniciaron un camino hacia mi muerte el cual el Gobierno genocida de Felipe Calderón se encarga de perpetuar al omitir e ignorar la necesidad extrema en la que queda la persona sobreviviente victimada por el Narco.

    Tengo desde el atentado durmiendo en la calle, en un coche viejo inservible que un corazón generoso me prestó. De lo contrario estaría muerta. Sin embargo, me muero de frío. Soy de edad madura, desempleada, y mi familia no está en condiciones económicas de repararme los daños que me fueron causados por esta célula de narcomenudeo que operaba con el apoyo del XX Ayuntamiento de Tijuana. El mismo Narco-incendio jamás se hubiéra podido concretar sin el contubernio de los funcionarios denunciados.

    Tan horrible estuvo el Narco-incendio en el que la estructura criminal recurrió al gasolinazo así como a aceleradores químicos del proceso de combustión, que la propia SIEDO reclasificó el delito y lo canalizó a Terrorismo mediante la AP/PGR/SIEDO/UEITA/117/2011
    En esta última, aparecen como indiciados por su participación y omisión, los siguientes munícipes del XX Ayuntamiento de Tijuana, funcionarios y ex funcionarios:

    C. Gustavo de la Huerta Martínez.- ex Secretario de Seguridad Pública Municipal. C. Víctor Manuel de la Cruz Candelaria.- Jefe Policíaco Distrital de la Delegación Presa Rural de Tijuana. C. Jorge Hank-Rhon.- ex Alcalde de Tijuana. C. Yolanda Enríquez de la Fuente.- Síndico Procurador. C. Álcide Roberto Beltrones Rivera.- Secretario del Ayuntamiento. C. David Saúl Guakil.- Director de Desarrollo Social. C. Martha Saldivar Ortega.- Directora de Comunicación Social; C. Juan Manuel Pineda, más quienes resulten responsables de, POR OMISIÓN, haber coadyuvado con el Narco-incendio deliberado de mi casa a manos de una célula de Narcomenudeo vinculada con Hank-Rhon.

    Sin embargo, y a pesar de que la porquería de Alcalde del XX Ayuntamiento Carlos Bustamante enfrenta un Juicio Político en el Congreso por otros motivos diferentes a la omisión de sus subordinados inmediatos en haber impedido el Narco-incendio, mis esperanzas de sobrevivencia cada vez van siendo menos. Constantemente me enfermo de las vías respiratorias durmiendo dentro de ese vehículo que es tanto como dormir dentro de un refrigerador; Mi condición respiratoria es tal que el Seguro Popular me tiene que estar recetando antibióticos muy costos que, por supuesto, el gobierno se niega a comprarme. Tengo las recetas.

    Para rematarme, encontrándome yo ya tirada en la calle, Beltrones me retiró el patrocinio de un medicamento para la función cardiovascular. No tengo dinero, no tengo trabajo, ¡ni siquiéra me puedo bañar¡, por favor ayúdenme a conseguir al menos la medicina para lo del corazón, porque no puedo más y con mi modesto ingreso familiar es imposible que yo vaya a poder comprar todas las cosas que la Guerra al Narco de Felipe Calderón me hizo perder. Me refiero a aquélla ilusión de que el Gobierno te va a respaldar, que no te van a dejar morir solo. Les dejo mi correo para quien esté en condición de ayudarme ¡no dude en hacerlo!, y por favor corran la voz así como mi mejor consejo: NO DENUNCIEN EN TANTO QUE FeCAL NO SE HAYA ÍDO DEL PODER. rauljimenez45@hotmail.com. Al menos yo sobreviví … el hijo de Javier Sicilia y sus compañeros, no.

  2. No al asesinato de luchadores sociales