El Zar de los Casinos, socio del PAN

Por Álvaro Delgado (Proceso)

La revista Proceso publica esta semana una fotografía de inobjetable calibre periodístico: Juan José Rojas Cardona, “El zar de los casinos”, posa junto al cardenal Norberto Rivera, máximo jerarca de la Iglesia católica en México, y a un grupo de panistas encabezados por el senador Rodolfo Dorador, un político incondicional de Felipe Calderón y Gustavo Madero.

La imagen es simbólica: El poder económico corrupto y corruptor de Rojas Cardona, dueño de numerosos casinos de lujo en México, en connivencia con el poder de la Iglesia católica que encarna Norberto Rivera y el poder político que representa el senador Dorador, coordinador de la campaña de Madero a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN).

En la fotografía, publicada en páginas interiores del semanario, aparece otro alto jerarca del clero, el arzobispo de Mérida, Emilio Berlié –afamado por haber sido capellán de los Arellano Félix, líderes del cártel de Tijuana–, y junto a él está Arturo Rojas Cardona –hermano de Juan José–, a cuyo nombre están los permisos de la Secretaría de Gobernación para operar casas de juego y también numerosos empresas.

Forman parte del elenco que posó para la foto, además, otros tres panistas: Iván Paul Garza Téllez, director del Registro Nacional de Miembros (RNM), el padrón electoral del PAN –un instrumento estratégico para la elección de dirigentes y candidatos–; José Serrano Montoya, socio de los Rojas Cardona y su operador político, y David Aguilar Romero, vocero de Ricardo Sheffield, alcalde de León, Guanajuato.

Sheffield debe saber de la relación de Aguilar Romero con “El zar de los casinos”, y si no lo sabe es peor, sobre todo luego de que el periodista Arnoldo Cuéllar reveló en el portal guanajuatense Zona Franca que asistió a una cena en apoyo a Miguel Márquez, el precandidato de Juan Manuel Oliva a la candidatura del PAN a la gubernatura, a pesar de que su jefe respalda a Josefina Vázquez Mota.

La relación no es fortuita, porque la mecánica de Rojas Cardona es colocar a sus personeros en partidos y gobiernos para hacerles “regalitos” que luego deben pagar a través, por ejemplo, de los permisos para instalar casas de juego.

Madero asegura, por su parte, no conocer la liga de Rojas Cardona con Garza Téllez, a quien nombró encargado del padrón del PAN por la amistad que tiene con su padre, según declaró a este reportero a través de Raúl Reynoso, su vocero, y no porque haya financiado su campaña por la presidencia del PAN.

Como se publica en Proceso esta semana, entre los panistas de la cúpula se sabe que Madero recibió apoyo económico y en especie de los Rojas Cardona, por lo menos el préstamo de un avión, vehículos y diseño de su propaganda de campaña por Tango Publicidad y Medios México, S.A. de C.V., cuyo accionista mayoritario es Gerardo Alberto Rojas Cardona, que posee 99 de las 100 acciones, y el minoritario –con una sola acción– es el panista José Serrano, operador clave del clan en la política nacional.

Junto con Serrano, quien es propietario de la empresa Latin Power Music –que representa a grupos musicales y de producción de videos–, los Rojas Cardona han financiado al alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal, y a su antecesor, Adalberto Madero, y de San Nicolás de los Garza, Zeferino Salgador Almaguer, actual delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Pero, también, han recibido favores de los Rojas Cardona los senadores Guillermo Anaya Llamas, compadre de Calderón, y Ulises Ramírez, allegado también a éste, así como Francisco García Cabeza de Vaca, exalcalde de Reynosa, Tamaulipas, y actual director de la Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (Corett).

Es obvio que la entrega de dinero a estos panistas producto del juego no es gratuito y eso debe ser parte de la investigación que deberá hacerse en el caso de Larrazábal, el alcalde regiomontano que rechazó la petición del PAN de solicitar licencia, pero también una indagación debe involucrar a políticos de todos los niveles y de todos los partidos que también han recibido dinero sucio.

Lo que seguramente ocurrirá es que, en el mejor de los casos, Larrazábal será expulsado del PAN para sepultar el asunto y evitar que la ruta del dinero sucio llegue hasta Calderón y su campaña en 2006…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

4 Comments to “El Zar de los Casinos, socio del PAN”

  1. lo unico nuevo es la desverguenza y el descaro por eso, no sorprende que los partidos poliicos despues de los legisladores en su mayoria que no todos, buscan su propio beneficio y seguir pegados a la ubre del presupuesto lo demas puede esperar y los imbeciles no piensan que el pais que suspiran a gobernar al paso que vamos o quedara en manos de los narcos o en los de la vecina im-potencia mundial urgida cada vez mas de recursos para seguir depredando el pais y al mundo , a mi los recibos de CFE por las nubes ya pago mas de Luz que de la casa pero como los corruptos ya estan partiendo el queso, la psicologia del mexicano delato al hermano del alcalde , pues ni quien agarre a lo corruptos pues van a cantar ,y ya valio queso hata los pinoles , pero eso si las manos limpias pa comer quesito..hasta hambre me dio pero de justicia y ha saborear un rico queso con el sudor de mi frente , mientras me sobre algo del recibo , despues de yates, perdon de impuestos….

  2. El individualismo es parte importante para que el mundo esté como está por eso hay que luchar contra él.

  3. desde que en nuestra sociedad se cambió “el vivir con bienestar “,por el tener para ser,en ese momento le endosamos el alma al diablo y al ir desapareciendo los valores,el objetivo es tener dinero,no importa como
    y así se ha ido fabricando la actual sociedad ambiciosa y corrupta,…y el individualismo impedirá que esto se
    supere y se componga , habrá que acostumbrarnos a luchar, aunque no se note,pero poner algo de nuestra
    parte cada quién , cuando menos que se oiga nuestra queja.–

  4. Lo verdaderamente triste es que así ha sido desde siempre, sólo que con el tiempo, como todo lo malo, se ha ido incrementando hasta llegar al nivel escandaloso en que hoy se encuentra.