Amlo sigue abarrotando plazas: Morelia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “Amlo sigue abarrotando plazas: Morelia”

  1. NO ESTA MALO EL CONSEJITO
    QUE ANTONIO NOS DA GRATUITO VAMOS PUES A ORGANIZAR,
    NO SOLO PLAZAS LLENEMOS
    Y LAS CASILLAS CUIDEMOS NO NOS VUELVAN A TRANZAR
    YO SIENTO QUE SOMOS MUCHOS
    PERO LOS OTROS SON DUCHOS EN ESO DE ESCAMOTEAR.

  2. ¿De qué sirve abarrotar plazas si no se crea una buena estructura para defender el voto después de unas elecciones fraudulentas? Se ha visto que esta pretendida izquierda no es más que una variante de una social democracia reformista.
    Cuando López Obrador y los suyos trataron de crear las llamadas “redes ciudadanas” estuvieron formadas por saltimbanquis que creyeron llegada su oportunidad de tener una parcela de poder, pero cuando llegó la hora de defender lo conseguido, renunciaron y de inmediato cambiaron de bando, la mayor parte de ellos se fueron al grupúsculo creado por Elba Esther Gordillo. Así ocurrió en Aguascalientes, y supongo que en otras entidades también.
    La mayor parte de los cuadros perredistas no son más que priistas con un ligero maquillaje amarillo-negro, y al menor raspón les sale el tricolor que llevan dentro. Esto sucedió en Zacatecas, y ni qué decir de Nayarit donde Antonio Echavarría llevado al poder por el PRD en una rara alianza con el PAN, prefirió a éste último y ahora trata de imponer a su esposa como candidata a la gubernatura.
    Lo dijo el viejo y experimentado periodista Pedro Ocampo Ramírez cuando existía el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). “Mientras la izquierda gana la calle, la derecha gana los escritorios”. Si de nuevo ocurre lo mismo con López Obrador, de que de una vez se despida de su carrrera política y deje de aferrarse a su obsesión por la presidencia de la República. No basta abarrotar plazas, es necesario también establecer una estrategia política definida y formar buenos cuaadros donde no haya lugar para individuos como “los chuchos”, o Bejarano y su mujer, o René Arce y su mujer; o bien semejantes a Rosario Robles (en absoluta impunidad) y su amigo Ramón Sosa Montes Herrera Moro.
    Entonces habrá algo de credibilidad en el Proyecto de Nación de López Obrador.