El efecto TV, incluso en un auditorio como el de Carmen Aristegui

En la entrada anterior, con la réplica que el General Villa Castillo hace en el programa de Carmen Aristegui a la divulgación de los audios que Sanjuana Martínez obtuvo a su vez de entrevistar al citado General, decía que me parecía que mucha de la audiencia que opinó no estaba entendiendo la postura de Sanjuana ni de Carmen. Hace un momento recibí un análisis de la compañera de Radio La Nueva República, Patricia Barba y quiero compartirla con ustedes:

Hay muchas maneras de matar:
Pueden meterte un cuchillo en el vientre,
quitarte el pan,
no curarte de una enfermedad,
meterte en una mala vivienda,
empujarte hasta el suicidio,
torturarte hasta la muerte por medio del trabajo,
llevarte a la guerra, etc…
Sólo pocas de estas cosas están prohibidas en nuestro Estado.

Bertolt Brecht

LA BARBARIE SEMBRADA POR LA MEDIOCRACIA EN LA MENTE DE MILLONES…

La reveladora entrevista de Sanjuana Martínez al general en retiro Carlos Bibiano Villa Castillo y las reacciones de la audiencia de Aristegui…simplemente impactantes

Mucho se ha insistido en la imprescindible supervisión de una comisión ciudadana, totalmente independiente de cualquier interés político o económico –que en el entorno actual, son casi lo mismo– de la programación que difunden Televisa, TVAzteca y los medios de los que se han apropiado, entre otros motivos, por las impactantes reacciones que tuvieron varios miembros de la audiencia del noticiero con Carmen Aristegui respecto de la entrevista realizada tanto por Sanjuana Martínez, como posteriormente por la misma Carmen, al general en retiro Carlos Bibiano Villa Castillo.

Las respuestas ofrecidas por el Gral. Villa Castillo, actualmente Jefe de Seguridad Pública en Torreón, Coahuila –y muy pronto de Quintana Roo– revelan, en toda su crudeza y brutalidad el modus operandi propio de mandos militares que a fuerza de un apoyo y encubrimiento excesivos e ilegales por parte del espurio presidente –siguiendo instrucciones de sus verdaderos patrones– se han transformado en el paradigma de la violación más impune y salvaje de los derechos humanos en el marco de una guerra para combatir a los señores del narco (SIC), pero que indiscutiblemente se ha dirigido contra la población inerme con la resultante, entre otros horrores, de alrededor de 35,000 víctimas totalmente inocentes.

Frases como: “Yo mato, yo mato, yo mato”… “Cuando agarro a un zeta, mejor lo mato…para qué interrogarlo…” exhiben con meridiana claridad los métodos extrajudiciales y sucios contra los “adversarios” como muestra de un código militar no escrito aplicado, primero, en Ciudad Juárez, Monterrey, Torreón y, últimamente, en varios estados más de nuestro país. Y si esto ya es, en sí mismo, motivo de profunda indignación y consternación, las expresiones emitidas por vari@s radioescuchas de MVS noticias, generan mucha más preocupación al mostrar el efecto nocivo que ha tenido en la mente de miles de televidentes, que inadvertidamente ha venido siendo influida por los contenidos salvajes y manipuladores de docenas de programas importados de USA Corporation Ilimited, en los que veladamente se fomenta una violencia cada vez más acusada pero nunca el concepto de la genuina justicia.

El “todo se vale” es la noción que desde Machiavelo –y mucho antes– se ha empleado para justificar los crímenes que el gobernante en turno ha perpetrado en contra de su población en medio de circunstancias extremas creadas a propósito para implantar estados de excepción en los que se suspenden absolutamente tod@s las garantías individuales. Y lo más grave es que utilizando a los medios mercenarios, se han encargado no sólo de sembrar en la conciencia de millones, conceptos de venganza –no de justicia– gracias a los cuales la población, además de irse acostumbrando a un clima de violencia extrema en contra de ella misma, se manifiestan a favor de acciones de barbarie como las cometidas por miembros del ejército, entrenados por el Pentágono en una transgresión imperdonable de la Carga Magna.

Indudablemente, como mucho se ha insistido, no sólo la influencia viciosa y manipuladora de la mediocracia monopólica –o duopólica– ha jugado un papel preponderante en la aceptación tácita de los métodos anticonstitucionales y sobrados de barbarie aplicados por sectores del Ejército Mexicano, sino una educación brutalmente distorsionada que además de eliminar la capacidad de ver “más allá de la nariz” –o, lo que es lo mismo, la razón primordial, los “por qués” y “cómos” de las cosas– coadyuvan a la formación [o deformación] de la mentalidad de millones de seres humanos…

Patricia Barba Ávila
Consejo Nacional de Comunicadores Ciudadanos, A.C. (CONACC)
Titular del programa Desde la raíz transmitido por La Nueva República todos los lunes de 10pm a 12 am y todos los miércoles de 9 a 10pm en: www.lanuevarepublica.org (ingresar a Google y teclear Radio La Nueva República)
Miembro del Tribunal Internacional de Conciencia-Foro Social Mundial- México 2010

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “El efecto TV, incluso en un auditorio como el de Carmen Aristegui”

  1. `Es el ùnico noticiero que veo y escucho, el de Carmen Aristegui, que tambien fue victima del mafioso nùmero uno del pais, que es producto del fraude. ¡Es el que quiere cambiar el pais, PREGUNTO.

    No te sientas, tambiièn veo y escucho a Ricardo Rocha, noticieros vèridicos, ambos.

    Tambien quiero comentarte, que soy adicto a leer el periodico, EL SUR Y LA JORNADA, son como la cocaina para el cocainomano, no duermo si no los leo..

  2. Aqui en mi pueblo, seguido aparece un muerto, y nos preguntamos quie lo mato, a veces dicen fueron los sicarios y a veces dicen fueron los militares. Ni suquiera salen en el periodico.

    En este pueblo, habìa narcotraficantes que eran familiares de generales, tambien habìa compadresde generales. No puedo comprobar, pero las malas lenguas, decian que le daban cuotas econòmicas a los militares.

  3. Asi actuaron los militares el 2 de octubre de 1968, con esa consigna. El culpable de todo, no es el general, es el gobierno en turno, hasta del narcotràfico.

    He conocido y he sido victima de narcotraficantes sicarios y tambien de militares, no hay diferencia en su comportamiento entre ellos. Soy mèdico de pueblo y he tenido esa desagradable experiencia y he llegado a la conclusion de que toda la culpa la tiene el gobierno federal en primer lugar y en segundo lugar el gobierno estatal.