Romper al PRD objetivo del PAN con ayuda de 'los chuchos'

PRD, a punto del rompimiento

Buscar una alianza PAN-PRD tiene por objetivo que siga el tan denostado PAN en Los Pinos.

Por Salvador González Briceño

En México, como en cualquier país del mundo que se rige por un sistema “democrático” y ha adoptado el pluripartidismo como expresión de las distintas fuerzas y corrientes, los partidos políticos son los “aparatos” que se utilizan para luchar por el poder y asumir los cargos de representación; acceder a las cámaras locales y federales, a las instituciones del gobierno en sus diferentes niveles y, como es de suponerse, a velar por sus ideales y proyectos plasmados en estatutos y declaración de principios.

Lo último es verdad a medias. Porque son las dirigencias partidistas las que se encargan de ambas funciones, y cada cual impone su sello característico. Y no pocos los que dejan de lado los principios y los compromisos asumidos de origen, para responder a los intereses de la coyuntura o emanados del poder. No obstante, como en el caso del sistema político mexicano, cada partido se coloca y asume un rol una vez que se hace acreedor de una parte del presupuesto federal destinado para hacer política.

Aparte de los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional, que tienden hacia el bipartidismo o la alternancia en el ejercicio del poder presidencial —la llegada del segundo, a una década ya luego de 81 años del control de la vida política nacional por el primero—, el Partido de la Revolución Democrática se incorpora en el espectro de las opciones políticas como tercera fuerza nacional, pese a su reciente formación [creado apenas en 1989, un año después de participar en una emblemática elección]. Los demás conforman la chiquillada que viven del presupuesto y en alianzas para sobrevivir.

Pero hablar del PRD es referirse al partido que le ha toca asumir el papel de la izquierda en el espectro ideológico. Y, por tanto, contrario a los proyectos del PRI y del PAN. Se dice que, por encima de otros como el Partido del Trabajo o el Partido Convergencia que en cierto modo abanderan principios alternativos —los otros rondan en la indefinición ideológica o sólo se acomodan—, el PRD representa a la izquierda en México. O, mejor dicho, a lo que sobrevive de la misma en términos electorales.

Surgido desde las alianzas que le dieron vida y principios —el Partido Mexicano de los Trabajadores, el Partido Socialista Unificado de México, el Partido Patriótico Revolucionario, el Movimiento Revolucionario del Pueblo, Unión de la Izquierda Comunista y posteriormente el Partido Socialistas de los Trabajadores de Heberto Castillo y muchas organizaciones más— a la Corriente Democrática que salió del PRI, para luego encumbrar a Cuauhtémoc Cárdenas hasta la candidatura presidencial en 1988, primero y en 1994 después, habría sido la esperanza de millones de mexicanos que ansiaban cambios de fondo en el régimen presidencial priista. Y luego panista.

No obstante, la inclusión de los partidos de izquierda en el sistema político tenía otra intención. La idea data de 1977 y la propuso Jesús Reyes Heroles. La reforma política que le dio cabida a los partidos radicales —primero el Partido Comunista Mexicano, luego el Popular Socialista y el Auténtico de la Revolución Mexicana—, que le dio la apariencia de pluralidad al régimen político. Pero la intención cuajó: someterlos al control. El resultado: los partidos se burocratizaron.

Pese a su breve historia,el PRD sólo ha servido para enquistar en el poder a unos cuantos personajes, a quienes ya en el cargo no les interesan los principios fundacionales —como sería elevar el nivel de vida y bienestar de los mexicanos—, y sólo se aprovechan de las circunstancias para el beneficio personal en la mayoría de los casos. Dicho sea porque el saldo de las diferentes gestiones, por ejemplo, de los gobiernos perredistas en el Distrito Federal y en algunos estados, no arroja cambios de fondo como sería de esperarse en el ejercicio del poder antes aplicado por el PRI o en menor medida el PAN, tampoco se mira en los propios resultados.

Es decir, que encantados por el poder, los perredistas se han olvidado de sus proyectos ideológicos y políticos. Eso hablando de los dirigentes; o de la mayoría de quienes se han beneficiado con un cargo bajo las siglas del PRD. No así la gente. Tampoco todo aquél comprometido que sigue siendo congruente con una política de alternativa para el régimen opresor actual. Con todo y que muchos dirigentes y organizaciones políticas congruentes no están en el PRD, o si están son críticos al interior.

Así, por la crítica a las posturas de la dirección actual que encabeza Jesús Ortega Martínez —cabeza de Los Chuchos— y sus recientes políticas de buscar una alianza con el PAN —el extremo del espectro ideológico; la derecha que tiene ahora en sus manos el poder presidencial— para las elecciones del Estado de México [como ya se hizo en Oaxaca, Sinaloa y Nayarit], es que el PRD está a punto del rompimiento. La incomodidad la sembró Ortega con las alianzas previas. Pero el colmo lo representa el Edomex.

La estrategia de buscar una alianza PAN-PRD tiene por objetivo inmediato arrebatarle el poder al PRI en esa entidad, pero el mediato apunta hacia el 2012 no tanto para impedir que llegue nuevamente el PRI en pleno ejercicio de alternancia cuanto para que siga el tan denostado PAN en Los Pinos. El problema, entre muchos otros, es que esa es una estrategia precisamente del PAN y no tanto del PRD. La ambición de Los Chuchos de por medio. Y ese es el error de Ortega. Por ello el anuncio del excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador de “pedir licencia”. Y eso meterá mucho ruido en las filas perredistas. Habrá desbandada. Está a la vista para los propios perredistas.

Faltan tres fechas clave para que el futuro del PRD se defina: el 16 de abril como fecha límite para el registro de las coaliciones; el 19 de marzo cuando se dé el releo de la dirigencia nacional; antes, el 27 de marzo, habrá consulta para que la gente defina si hay o no coalición con el PAN. Es mera trampa. Si la hay no va como candidato Alejandro Encinas, que iría por el PRD o coaligado con el PT y Convergencia. Entonces eso pasará. El candidato será otro, pero el gran perdedor en todo será el PRD. Lástima, porque si deorigen se definió de izquierda, hoy pulula entre la perdición ideológica y la corrosión política, gracias a las ambiciones de Los Chuchos mientras lo tengan entre manos. La posible alianza PAN-PRD se llevará el proyecto de izquierda entre los pies. No sólo en el Edomex, sino más allá. Los militantes tienen la palabra.

Fuente: Alainet.org

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “Romper al PRD objetivo del PAN con ayuda de 'los chuchos'”

  1. http://www.jornada.unam.mx/2011/02/26/index.php?section=opinion&article=008o1pol

    Desfiladero

    Calderón, a Washington. A México, los marines

    Jaime Avilés

    rde el mundo árabe, Israel pierde aliados en Medio Oriente y su aislamiento se acentúa al igual que su paranoia porque Irán se fortalece; las rebeliones se agudizan, Kadafi se tambalea y el precio del petróleo tiende a dispararse a las nubes. Mientras la ola de furia popular se extiende por el norte de África y bien puede propagarse al sur de Europa, México se desangra sin Estado ni gobierno y el hombrecito de Los Pinos advierte que el alza del crudo elevará el costo de las importaciones de gasolina, pero no dice que esto, por su personalísima culpa, empeorará mucho más las condiciones de vida de decenas de millones de mexicanos.

    A lo largo de estos cuatro años de espanto, saqueo y genocidio, Felipe Calderón no fue capaz de poner siquiera la primera piedra de una refinería que ya debería estar funcionando para que podamos transformar aquí nuestro propio petróleo y, como repite con elocuencia Andrés Manuel López Obrador, dejemos de vender naranjas para comprar jugo de naranja. Si Calderón aplazó indefinidamente el arranque de la obra es porque nada le conviene tanto como seguir trayendo combustible del extranjero. Las propinas por debajo del agua deben ser alucinantes.

    Con un gabinete de seguridad marcado por el estigma de la corrupción –el 29 de enero de 2009, la Secretaría de la Defensa Nacional compró “600 cobertores afelpados” a 143 mil 400 pesos cada uno, por un total de 86 millones 40 mil pesos (hay muchos más datos como éste en http://www.facebook.com/#!/pages/Los-Gastos-Pendejos/148344958534675)– http://www.facebook.com/pages/Los-Gastos-Pendejos/148344958534675 ; con un procurador incompetente e inepto, que pronto será arrojado del barco en pleno naufragio, y con una violencia social incontrolable, Calderón se apresura a viajar a Washington, convocado de urgencia por Hillary y su invisible, inaudible y elegante mayordomo.

    ¿A qué va Calderón con tanta prisa? ¿A disculparse con Janet Napolitano por haber declarado a la prensa que hay “mala coordinación” entre las policías de ambos países? ¿A explicar por qué mantiene a Genaro García Luna, el gran simulador que provocó una grave crisis diplomática con Francia? ¿A recibir órdenes sobre la llegada de los marines a Ciudad Juárez y Tamaulipas?

    ¿O acaso va para dar su propia versión acerca de la guerra que está por estallar entre Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego? ¿O tal vez a hacerse un examen antidoping para que la señora ésa con apellido de flan y la verdadera presidenta de Estados Unidos comprendan por qué dice que en México “a todas las empresas les va bien”?

    ¿Cómo puede Calderón sostener tamaña falacia, cuando según el Sistema de Información Empresarial, en 2009 había en el país 719 mil 654 pequeñas y medianas compañías, y al día de hoy permanecen abiertas 649 mil 155, lo que habla de que en 2010 cerraron 70 mil 499?

    Pero podrían existir otras posibilidades. ¿Hillary y Janet habrían decidido llamarlo para que se comprometa a permitir que los agentes de las corporaciones policiacas estadunidenses pudieran transitar y trabajar portando y, de ser necesario, disparar sus armas de fuego en las calles, ciudades, carreteras, puertos, aeropuertos, aviones, autobuses y puntos intermedios de nuestro país? Para eso se habría montado el asesinato del policía chicano de la Migra en San Luis Potosí.

    Todos debemos ser Assange

    Si la palabra “leak” en inglés significa goteo y, por ende, filtración, la voz “wiki” alude a la pionera Wikipedia, la primera enciclopedia escrita colectivamente en el mundo por los usuarios de Internet. Wikileaks, por lo tanto, es la enciclopedia de los secretos políticos, económicos, diplomáticos y militares de todos los gobiernos del mundo, revelados por la valentía revolucionaria del australiano Julian Assange.

    Anteayer, un tribunal de Londres ordenó que Assange sea entregado a la policía sueca para enfrentar cargos de supuesto abuso sexual en perjuicio de dos mujeres. Las acusaciones de éstas no son sino un pretexto para que al llegar al país de Henning Mankell, las autoridades lo deporten a Estados Unidos en donde, en el más benévolo de los casos, podría ser encarcelado hasta el fin de sus días, y en el peor, condenado a la silla eléctrica por “traición” a una patria que no es la suya, o de manera más expedita, asesinado por un supuesto “patriota”, como Jack Ruby, que oportunamente mató a Lee Harvey Oswald cuando el presunto homicida de Kennedy era trasladado a una prisión.

    En la medida en que Assange eligió a La Jornada como el único medio informativo de nuestro país digno de publicar los cables secretos del gobierno de Bush sobre la debilidad política de Calderón, después de las elecciones de 2006, entre muchas otras cosas que en sumisa obediencia a los gringos, el resto de la prensa nativa pretende silenciar, los periodistas y lectores de este diario debemos movilizarnos en defensa del creador de Wikileaks.

    La única forma en que podemos ayudarlo efectivamente es contribuyendo a provocar, junto con sus simpatizantes en el resto del mundo, una situación en la que, para la Casa Blanca, resulte preferible soltarlo que privarlo de la vida o de la libertad.

    Con un pie fuera

    López Obrador tiene un pie fuera del PRD. Al rechazar, con esa especie de renuncia largamente esperada, una alianza electoral en el estado de México entre Jesús Ortega y Felipe Calderón –que pretende apoyar la candidatura de Luis Felipe Bravo Mena, ex líder del Yunque, o de Josefina Vázquez Mota, ex pelele de Elba Esther Gordillo–, ha hecho sonar el reloj despertador a la hora de las definiciones.

    Según Mitofsky, si AMLO se va del PRD, siete de cada 10 militantes harán lo mismo. Cuauhtémoc Cárdenas, Marcelo Ebrard y los senadores pejistas encabezados por Pablo Gómez no han vacilado en respaldar su tajante decisión. Esta, por asombroso que parezca, ha sido aplaudida también por los levantacejas más abyectos. ¿La causa? Imaginan que favorecerá a Peña Nieto y esa suposición les encanta. Pero se acerca el destape del sucesor del copetón y todo sugiere que su favorito, Alfredito del Mazo, no va a dar el ancho. Por desgracia para la causa obradorista, Alejandro Encinas no quiere ganar esa gubernatura.

    Esta noche, tres magníficos bluseros de Chicago –Billy Branch, Carlos Johnson y Peaches Staten– tocarán con Vieja Estación en el salón Los Ángeles. Mañana por la mañana, todas y todos al Monumento a la Revolución para continuar con la campaña No+Sangre. Por la noche, Natalie Portman ganará el Óscar y le hablaré para felicitarla. La probabilidad de que me conteste no es alta.

    El martes pasado, en el homenaje que sus amigos le rendimos en el Teatro de la Ciudad al poeta John Ross, su hijo, el hip-hopero Dante Ross, contó: “Cuando mi padre estaba por morir, me cogió la mano y se quedó dormido. Al despertar me dijo: tu mano está en mi mano. Cuando yo me vaya, espero que mi mano esté en la tuya para siempre”. ¡Adiós, gringo loco!

    Los cables sobre México en WikiLeaks – http://www.wikileaks.ch/origin/68_0.html

    Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks – http://wikileaks.jornada.com.mx/

    jamastu@gmail.com

  2. Està mas claro que el agua, los autènticos militantes de izquierda nunca aceptaràn esta “alianza” estùpida en la que el panismo busca devorar a los adeptos a esta promiscuidad polìtica en la que solo buscan sobrevivir, como las rèmoras,
    con los despojos que esparcen los tiburones azules los que la abrazan…esta “alianza”, por su naturaleza nefasta no puede ofrecer nada al ciudadano porque no prevalece una plataforma ideològica, solo sostiene y acicatea el entreguismo de quienes viven
    alineados al poder…hay que despertar ciudadanos…..no se puede mezclar agua con aceite y si se mezcla, tarde o temprano se separan