Documental: El Genocida invisible

El genocida invisible: Ernesto Zedillo/Acteal, estrategia de muerte.

El nuevo documental del canalseisdejulio, El genocida invisible, analiza sucesos del sexenio de Ernesto Zedillo que implicaron la violación de los derechos humanos de un amplio sector de la sociedad mexicana. Especialistas en el tema de la represión refutan las versiones oficiales y revisionistas de los crímenes de Acteal y El Charco, y desentrañan la colusión de autoridades de diferentes niveles en actos de tortura y asesinatos. Así mismo, el documental presenta imágenes poco vistas de la represión que se llevó a cabo en Los Loxichas, Oaxaca, durante la persecución gubernamental contra el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

El conmovedor testimonio de los habitantes de esta región deja constancia de la guerra que Ernesto Zedillo y sus colaboradores emprendieron en contra de las víctimas de su propia política económica, es decir los pobres. Acteal estrategia de muerte, documental producido por canal6dejulio en 1998 y remasterizado, aborda los trágicos sucesos de Acteal, Chiapas, a través de un completo reportaje cuyas conclusiones bien se pueden expresar en lo escrito por Rodolfo F. Peña en el diario La Jornada del 8 de enero de 1998: “Han transcurrido más de 15 días desde los sangrientos sucesos del poblado de Acteal, en el municipio de Chenalhó, y persisten los estremecimientos de conciencia ante la matanza de inocentes. Persistirán por mucho tiempo, tanto más cuanto esta matanza no es el corolario de una estrategia de muerte, sino apenas un punto en el camino.”


Hermann Bellinghausen, autor del libro “Acteal, crimen de Estado”, de La Jornada Ediciones, cuyo último capítulo se titula “Ernesto Zedillo, el genocida invisible”, dijo lo siguiente en la FIL de Guadalajara en 2009:

El ex presidente es el principal responsable intelectual de la matanza de 45 indígenas en Acteal, Chiapas, el 22 de diciembre de 1997. De los genocidas mexicanos “es el peor de todos”, pues superó a Gustavo Díaz Ordaz. (Todavía no empezaban a ocurrir las masacres de los narcos de gente inocente).

“Estamos en el año 2009 y esa masacre es impune y seguramente quedará impune, porque ¿quién va a perseguir a Zedillo?” A diferencia de otros ex presidentes mexicanos, Zedillo es el menos perseguido: “puede ir al súper y las señoras lo van a saludar; ni Fox podría hacerlo”, dijo.

Zedillo Ponce de León, presidente de empresas transnacionales, miembro de la junta de administración de Microsoft, estuvo a punto de ser candidato del Fondo Monetario Internacional, es director de un centro de estudios económicos de la Universidad de Yale, y actualmente “es el más feliz de nuestros ex presidentes; es amigo del Potrillo (Alejandro Fernández), de Bono de U2, sus hijos se dan la gran vida en Nueva York y Estados Unidos”, y “nadie piensa que es un genocida; es lo que más me sorprende”, añadió el reportero, articulista y corresponsal en Chiapas del diario La Jornada desde el levantamiento zapatista en 1994.

Añadió que de los ex presidentes, Zedillo “es el peor de todos; ni Díaz Ordaz, pero es el único del que nadie piensa mal de él. No sé cómo le hace”. Recordó que en el sexenio de Zedillo se cometieron otras matanzas, como las de Aguas Blancas y El Charco.

Puntualizó que el ex presidente tiene “récord de indígenas asesinados como política de Estado”, crímenes cometidos “por sus órdenes directas”, con el registro más numeroso de casos de crímenes del siglo XX luego de la revolución mexicana.

El libro demuestra cómo Zedillo es “el más grande genocida que hemos tenido”, apuntó quien durante años dio seguimiento informativo a la matanza en Acteal, municipio de Chenalhó.

A Hermann Bellinghausen se le preguntó acerca de la controversia entre él y un grupo de periodistas, entre ellos Héctor Aguilar Camín, acerca de lo que ocurrió en Acteal hace doce años.

Al respecto, señaló que Aguilar Camín contó la historia “de un territorio que no conocía, para demostrarnos que lo que habíamos visto estaba mal, que en realidad lo que pasó es otra cosa”.

Aguilar Camín iba a escribir un libro “que ya no se atrevió a hacer, ya no salió el libro, pero hizo tres entregas en su revista Nexos, contando esa historia, donde todo está encaminado a demostrar que fue una matazón entre indios salvajes, que se estaban matando entre sí; llegó un momento en que la cosa se salió de control, unos se pusieron más bravos que otros y mataron a otros, y además él se inventó una batalla en Acteal”, con trincheras y demás, “donde, claro, los muertos solo son de un lado; no hay un solo paramilitar que haya tenido un solo rasguño, que para una batalla les fue bien”.

La historia de Aguilar Camín “fue un gran chiste”, que con el apoyo de algunos medios de información, como televisoras y estaciones de radio, la pudo “cacarear”. Después ya no habló del tema, “su trabajo ya lo hizo, ahora el trabajo es de los abogados”.

En realidad, dijo, no debatió con un grupo de intelectuales sino que se trató de “un montaje de un historiador, usando las herramientas en su peor reportaje, en su peor libro de historia, en su peor novela que es la de Acteal”.

La historia que contó Aguilar Camín es inverosímil, indemostrable, y “le puso el piso” a lo que ocurrió después, con la intervención de un grupo de abogados a favor de los autores de la masacre y la salida de una parte de éstos de la cárcel, por decisión de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El temor ahora es que los indígenas que cometieron la masacre puedan vengarse, una vez que están libres y armados, advirtió.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Notas relacionadas:

Zedillo cometió en Acteal crímenes de lesa humanidad que se busca ocultar: Raúl Vera

Regreso a Acteal: la huella de Zedillo

Responsabiliza ONG a Zedillo por masacre de Acteal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Trackbacks to “Documental: El Genocida invisible”