Indicios de un inminente ataque aéreo contra Irán

La estrategia iraní

Kaos en la Red

Dubai

Los indicios de un inminente ataque aéreo contra Irán aumentan por momentos. El viernes cruzaron el Canal de Suez no menos de doce navíos estadounidenses, incluido un portaviones. Cada vez parece afianzarse más la teoría de que el ataque coincidirá con la fase más álgida del Campeonato Mundial de Fútbol con el fin de atenuar el impacto en la opinión pública del mismo.

Ante esta perspectiva, el gobierno iraní ha decretado el estado de máxima alerta, con un millón de efectivos movilizados y otro millón de reserva preparados para entrar en combate en cualquier momento. La Armada iraní ha declarado que toda inspección en buques bajo bandera iraní será respondida con inspecciones en todo buque que surque las aguas del Golfo Pérsico.

Pero una cosa son las declaraciones solemnes y otra los planes reales de los Estados Mayores. El plan de las fuerzas imperiales será probablemente lanzar varias oleadas de cazabombarderos con el objetivo de destruir a las fuerzas aéreas iraníes en tierra, tal y como viene siendo su modus operandi habitual. En una segunda fase se procederá a la destrucción de las instalaciones nucleares iraníes, así como de sus principales infraestructuras económicas para cortar de raíz el enérgico desarrollo económico de una nación que amenaza no sólo con convertirse en una potente economía regional que le haga sombra a Israel, Egipto o Arabia Saudita, sino con suministrar maquinaria pesada y equipos tecnológicos a otros países que resisten como Venezuela o Corea del Norte. Irán volverá a la Edad de Piedra, tal y como suelen proclamar los soberbios estrategas del Imperio.

Cabe pues preguntarse acerca de la estrategia de respuesta iraní, aunque pocas son las posibilidades que se le ofrecen. Tras las recientes elecciones, la represión de la revolución de color organizada por Washington, y la exitosa lucha contra los grupos terroristas baluches armados y entrenados por el Imperio, el régimen iraní parece encontrarse en una sólida posición interna. Por ello, la estrategia iraní podría pasar por una respuesta mínima que incluya la defensa antiaérea, manteniendo en los búnkeres lo mejor de su fuerza aérea y excluyendo cualquier ataque marítimo que pudiera desembocar en una declaración de guerra por parte del Imperio. Se lograría así ganar tiempo, a la vez que fortalecer el país frente a los agentes interiores y explotar mediaticamente los desastres ocasionados por el enemigo de cara a la opinión pública musulmana, cuya indignación es ya difícilmente superable.

Sin embargo, pensamos que no es esta la mejor opción de los iraníes, ya que podría desembocar en un bloqueo reforzado, con zonas de exclusión aérea, tal y como sucedió en Irak entre la Primera y la Segunda Guerra del Golfo. Rodeado al este y al oeste, el régimen iraní se sabe condenado a medio plazo. Y es que la disyuntiva iraní no es otra que morir en combate o a fuego lento.

Hasta ahora, las infames campañas del Imperio han sido prácticamente paseos militares con guante y pañuelo al cuello. Sus aviones de combate prácticamente se entrenaron con las divisiones blindadas iraquíes, dueños absolutos del cielo, gracias a las vergonzosas sanciones de una Organización de Naciones Unidas servil y criminal. En Afganistán, a pesar de su aplastante superioridad de medios, los asesinos profesionales de la OTAN no logran exterminar a guerrilleros afganos a pie, la mayoría muchachos de entre 15 a 20 años.

Sin embargo, si deciden resistir, las fuerzas armadas iraníes cuentan con la experiencia de diez años de una guerra atroz con el vecino iraquí, armado por los Estados Unidos con el material más moderno, en la que se utilizaron con profusión las armas químicas. Más de un millón de iraníes dejaron sus vidas en el frente, y ello en unas condiciones de suministro y entrenamiento desastrosas, poco después de la revolución islámica. Todo hace pensar que en el momento actual las fuerzas iraníes son mucho más poderosas.

Por otra parte, la frontera iraní dista unos mil kilómetros de las principales ciudades israelíes, que entrarían en el radio de acción de los misiles Shabab 3. Sin embargo, esto no es seguro, ya que queda por demostrar la precisión de dichos misiles, así como su capacidad de supervivencia frente a los Patriot desplegados en Iraq. Sería mucho más fácil atacar los principales campos petroleros iraquíes, kuwaitíes y saudíes, así como bloquear el Estrecho de Ormuz. Esto supondría la paralización durante meses de las exportaciones petroleras de las monarquías medievales árabes, así como una escalada incontrolable de los precios del petróleo, poniendo en serio peligro a muchas economías al borde de la bancarrota, incluida la de los propios Estados Unidos de América.

Pero un golpe todavía mayor se daría con un vigoroso ataque contra el Emirato de Dubai, plaza financiera en la que descansan sustanciosos intereses de la oligarquía financiera mundial. Un ataque enérgico contra Dubai haría que se evaporaran en el aire miles de millones de dólares y libras invertidos en propiedades inmobiliarias, lo que anularía totalmente su economía especulativa.

Por último, llevar al Imperio a una confrontación sin ambages y larga, provocaría el fin del valor político que es Barack Obama, una operación más de maquillaje político a gran escala con Premio Nobel incluido, que en el segundo año de mandato cuenta con valores de popularidad similares a los de George Bush. Y es que afirmamos que, en este momento, el Gobierno imperial es más débil que el Gobierno iraní.

En esta hora suprema, sólo con una respuesta enérgica podrá Irán forzar un armisticio y obtener una victoria estratégica frente a las demoníacas fuerzas que pretenden la aniquilación de su resistencia y el saqueo y violación de sus habitantes, tal y como sucedió y sucede en Iraq y Afganistán.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “Indicios de un inminente ataque aéreo contra Irán”

  1. PERO PORQUE SIEMPRE HAY QUE HACER LO QUE A LOS ESTADOS UNIDOS LE PARECE, LOS PUEBLOS DEBEN LUCHAR POR SU INDEPENDENCIA, FUERZA A LOS AMIGOS IRANIES Y OTROS MUCHOS PUEBLOS INVADIDOS Y PERSEGUIDOS POR E U

  2. Si fuese verdad lo dicho mas arriba de coincidir el ataque contra Iran con el final del campeonato del mundo de futbol tendriamos que reirnos un poco de los apologistas de este deporte. En esta pagina se han publicado comentarios muy alegres sobre este deporte, ensalzandolo. No estoy contral el deporte ni las alegrias que trae, sino del modo como el imperio nos arrastra a la bipolaridad bajo el esquema deportivo. No nos extrañe pues que estas alegrias traigan como corolario otras, no para nosotros sino para quienes desde la sombra defienden la opresion y la ignorancia del pueblo. El precio en sangre que pagamos por nuestra ignorancia estaria de nuevo a la vista. Para los que sepan ver, claro.