¿Los Palestinos son el Verdadero "Pueblo Elegido"?; Lo está descubriendo un investigador judío

¿Y si los árabes palestinos son en realidad el “Pueblo Elegido”?

¿Y si toda la historia de la diáspora judía, es históricamente incorrecta?

¿Y si los árabes palestinos que han vivido durante décadas bajo el talón del moderno Estado de Israel son en realidad los descendientes de los mismos “hijos de Israel” que se describe en el Antiguo Testamento?

¿Y si los israelíes actuales no descienden de los antiguos israelitas en absoluto, y son en realidad una mezcla de europeos, norteafricanos y otros que no “regresaron” al trozo de tierra que hoy llamamos Israel para establecer un nuevo estado tras el intento de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial, sino que fueron traídos a la fuerza y desplazaron a las personas cuyos antepasados sí habían vivido allí durante milenios?

¿Y si toda la historia de la diáspora judía (el relató que se hace cada año en la Pascua Judía, detallando el exilio de Judea de los antiguos Judios , que por años vagaron por el desierto para escapar de las garras del Faraón) está completamente equivocada?

Esa es la explosiva tesis de “¿Cuando y cómo se inventó el pueblo judío?”, Un libro del investigador Shlomo Zand, de la Universidad de Tel Aviv, que conmocionó a la sociedad israelí cuando se publicó el año pasado. Después de 19 semanas en la lista de best-sellers israelíes, el libro está siendo traducido a una docena de idiomas y se publicará en los Estados Unidos.

Su tesis tiene ramificaciones que van mucho más allá de algunos debates  antidiluvianos. Son pocos los conflictos modernos que se adjuntan a la historia antigua, como la últimas décadas de derramamiento de sangre entre israelíes y palestinos. Cada grupo reclama el mismo derecho a esa tierra Santa “prometida” – en las tres grandes religiones abrahámicas – fundamentados en vínculos de larga data, formados a través de largos períodos de tiempo. Probablemente no hay otro lugar en la Tierra donde el presente esté tan íntimamente ligado a la antiguedad.

Punto central de la ideología del sionismo es la historia – conocida por todas las familias judías – de el exilio, la opresión, la redención y el regreso. Arrancado de su reino, el “pueblo judío” – hijos e hijas de la antigua Judea – vagaron por la tierra, se establesieron y enfrentaron la cruel  represión en todos lados – desde ser obligados a trabajan en la esclavitud bajo los egipcios, las masacres en España, en el siglo 14 y en Rusia en el 19, hasta los horrores del Tercer Reich.

Este punto de vista de la historia, anima a todos los sionistas, pero a ninguno más que a la influyente, pero reaccionaria minoría – en los Estados Unidos e Israel – que creen que Dios otorgó un “Gran Israel” – que engloba tanto al Estado moderno como los territorios ocupados por el pueblo judío, que se resiste a cualquier esfuerzo para crear un Estado palestino fundamentado en motivos bíblicos.

¿Inventando un pueblo?

El argumento central de Zand es que los romanos no expulsaron por completo a los pueblos de sus naciones y de sus territorios. Zand estima que quizás 10.000 antiguos Judíos fueron derrotados durante las guerras con los romanos, y el resto de los habitantes de la antigua Judea ha permanecido allí, convertidos al Islam por los conquistadores árabes cuando estos dominaron la región. Ellos son los progenitores de los árabes palestinos de hoy en día, muchos de los cuales viven como refugiados que fueron desterrados de su patria durante el siglo 20.

Como  el periodista israelí Tom Segev que resume el libro en un artículo del diario Ha’aretz:

“Nunca hubo un pueblo judío, sólo una religión judía, y tampoco ocurrió el exilio – por lo tanto no hay un retorno. Zand rechaza la mayoría de las historias de la formación de la identidad nacional mostradas en la Biblia, incluyendo el éxodo de Egipto y, más satisfactoriamente, los horrores de la conquista realizada por Josué.”

Pero esto plantea la cuestión: Si los antiguos pobladores de Judea no fueron expulsados en masa, entonces ¿cómo ocurrió que el pueblo judío se encuentran dispersos en todo el mundo? Según Zand, que ofrece historias de varios grupos, dentro de lo que convencionalmente se conoce como la diáspora judía, algunos judíos emigraron por su propia voluntad, y muchos más fueron posteriormente convertidos al judaísmo. Contrariamente a la creencia popular, Zand sostiene que el judaísmo es una religión evangélica que buscaba activamente nuevos adherentes durante su período formativo.

Esta narración tiene un enorme significado en términos de la identidad nacional de Israel. Si el judaísmo es una religión, en lugar de “un pueblo” descendiente de una nación dispersa, entonces está en tela de juicio la justificación central para el Estado de Israel de seguir siendo un “estado judío”.

Y eso nos lleva a la segunda afirmación de Zand. Sostiene que la historia de la nación judía -la transformación del pueblo judío de un grupo con una identidad cultural compartida y una fe religiosa, a un “pueblo” derrotado  – fue una invención relativamente reciente, creada en el siglo 19 por los estudiosos sionista e impulsada por el stablshment académico israelí.

Es, sostiene Zand, una conspiración de tipo intelectual. Segev dice, “Es todo ficción y mito que sirvió como excusa para el establecimiento del Estado de Israel.”

¿El golpeteo a Zand; hace sus argumentos más fuertes?

Las ramificaciones de la argumentación de Zand son de largo alcance, “las posibilidades de que los palestinos sean descendientes del antiguo pueblo judaico son mucho mayores que las posibilidades de que usted o yo seamos sus descendientes”, dijo a Ha’aretz.  Zand sostiene que Israel debe ser un estado en el que todos los habitantes de lo que una vez fue “la Palestina británica” compartan todos los derechos y responsabilidades de la ciudadanía, en lugar de mantenerlo como un Estado “judío y democrático”, como hasta ahora se le identifica.

Como era de esperar, Zand fue llevado a la picota según la fórmula de la prueba del tiempo. Ami Isseroff, escribió en el blog El Sionismo e Israel, de ZioNation, invocando las habituales imágenes del Holocausto, acusando a Zand de ofrecer una “solución final al problema judío”, en el que un “ningún auto de fe es necesario, no se necesitan las masacres cometidas por los cosacos, sin cámaras de gas, hornos crematorios sin olor “. Otro febril ideólogo calificó al trabajo de Zand  “otra manifestación de un trastorno mental en el extremo izquierdo académico en Israel.”

Ese tipo de retórica acalorada es una de tantas en el interminable discurso para enturbiar más la situación de Israel y los palestinos, y es fácilmente desechada. Pero las críticas más serias también saludan el trabajo de Zand. En una amplia revisión crítica de la labor de Zand, Israel Bartal, decano de humanidades de la Universidad Hebrea, da un golpe el autor por medio de su propia segunda afirmación – Académicos sionistas que habrían suprimido la verdadera historia del judaísmo a través de la transmisión de la emigración y la conversión en favor de una historia que da legitimidad a la búsqueda de un estado judío.

Bartal plantea importantes preguntas sobre la metodología de Zand y señala lo que parecen ser algunos detalles descuidados en el libro. Pero, curiosamente, en defensa de la comunidad académica de Israel,  Bartal apoya a  Zand y lo más consecuente de la tesis, escribe, “Aunque el mito de un exilio de la patria judía (Palestina) existe en la cultura popular de Israel, es insignificante en los debates históricos judíos mas serios”. Bartal agregó: “ningún historiador del movimiento nacional judío ha creído realmente que el origen de los judíos es biológica y étnicamente puro “. Señaló que: ” Gente importante en los grupos [sionistas] del movimiento expresaron sus reservas respecto a este mito o lo negaron por completo. “

“Por lo que puedo discernir,” escribió Bartal, “el libro contiene siquiera alguna idea que no se haya presentado en anteriores estudios históricos. Segev añadió que “Zand no inventó [su] tesis, 30 años antes de la Declaración de Independencia, fue expresada por David Ben-Gurión, Yitzhak Ben-Zvi y otros.”

Se puede argumentar razonablemente que este antiguo mito de una nación judía exiliada hasta su regreso en el siglo 20  es de menor consecuencia el que el pueblo judío comparta una ascendencia genética o no y sean una colección de personas que comparten la misma fe, una identidad nacional, que de hecho, se ha desarrollado a lo largo de los siglos. Pero la afirmación central de Zand tiene algunas consecuencias importantes para el actual conflicto entre Israel y Palestina.

¿Cambiando la conversación?

La principal razón por lo que es tan difícil discutir el conflicto entre israelíes y palestinos es el eficaz y notable trabajo que han hecho quienes apoyan a Israel en el control de los territorios ocupados -incluida Gaza, aún bajo la ocupación- dando igual apoyo a la auto-determinación de Palestina con el deseo de ver la destrucción de Israel. Eso efectivamente confunde toda la apología de los derechos de los palestinos con el fantasma del exterminio judío.

Ciertamente eso ha sido el caso de los argumentos para un solo Estado como  solución del conflicto israelo-palestino. Hasta los últimos años se ha abogado por un “único estado”  como solución  -un estado binacional, donde todos los residentes de lo que hoy son Israel y los Territorios Ocupados compartan todos los derechos y responsabilidades de la ciudadanía- ha sido la posición relativamente más común ha que se ha llegado. De hecho, fue uno de los planes considerados por las Naciones Unidas cuando se creó el Estado de Israel en la década de 1940.

Pero la idea de un único estado binacional, más recientemente, ha sido marginado – visto como un intento de destruir a Israel, literalmente y físicamente, y no como lo que también sería, una minoría étnica y religiosa basada en una entidad política con una población de segunda clase de ciudadanos árabes y el legado de la responsabilidad de la población de refugiados más mas grende  del mundo.

Una conclusión lógica del trabajo de  Zand  y su exposición de la mitología fundadora de Israel puede ser la restauración de la idea de la “solución de un estado único”, dentro del debate sobre esta polémico región. Después de todo, mientras que vayan las aguas en un sentido – crecen las antiguas dudas bíblicas acerca de quienes son en verdad los “hijos de Israel”  – en otro sentido, alude a los puntos comunes que existen entre los Judios de Israel y los árabes palestinos. Ambos grupos reivindicar la misma tierra, ambos se han enfrentado a la represión y el desplazamiento histórico y apreciamos tanto la idea de que deben tener un “derecho a retornar”.

Y si de hecho, ambos grupos comparten lazos bíblicos, entonces plantea la pregunta de por qué la totalidad de lo que era Palestina bajo mandato británico debe seguir siendo un refugio para las personas de una religión en lugar de ser un país en el que árabes y Judios se les garantiza igual protección -la igualdad de protección bajo las leyes de un Estado cuya legitimidad no volvería a estar en duda.

Fuente Alter Net

Traducción. PoKaMa

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “¿Los Palestinos son el Verdadero "Pueblo Elegido"?; Lo está descubriendo un investigador judío”

  1. yo creo que el dios cristiano, judio y arabe es el mismo y que las diferencias que existen entre estas 3 religiones no deben ser motivo de disputa, que ironico cuando las 3 religiones proclaman la armonia entre los hombres, dios se debe estar riendo.

  2. pUES NO HAY GRAN DIFERENCIA

    Si se trata de Israelíes, su genocidio y odio intolerante ante los arabes palestinos nos permiten facilemnte apartar la vista de cualqueir otro conflicto, ellos representan las ideas de segregación mas radicales, y como el articulo lo dice, fueron los primeros en pregonar la pureza de raza de una forma velada, como una “ley interior”.

    Si se trata de judios entre las naciones, igual se sienten paridos por una maldita hada, y lo peor el caso que te llamen “gentil” como si se estuviera refiriendo a un ciudadano de segunda clase.

    No, no hacen falta, no hay razón para tenerlos, a todos ellos y al imbecil que escribió primero en mayusculas mercen la persecución y eterno estado de guerra entre las naciones pues ellos mismos se van a meter donde nadie los llama.

    y si son israelies, merecen que se les lastime por el daño causado, que sean atacados no solo en su tierra, sino en las naciones que lleguen a visitar, seguramente cualqueira deellos ya maltrató a un palestino primero, como dijeron arriba, esperemos a Ahmadineyah y a ver como les va, y si no pasa nada, hagamos cada ser humano “que si pase”.

  3. En verdad yo no entiendo como es que nos pudimos acostumbrar a que existan los judíos en nuestros paises, son la gente mas racista y fanática que hay en el mundo, quizas los arabes tambien tienen ideas extremistas, pero ellos no andan como perros sin dueño por todos lados, esperando a que los apedreen.

    concuerdo con que no debe haber piedad con estos Neonazis

    ——-

    PoKaMa: Creo que no podemos generalizar con eso de “los judíos”. Es el SIONISMO, los neonazis, que no necesariamente son judíos y que incluso al pueblo judío lo usan y lo maltratan, no todos los judíos son como los describes Sirakusa, y en otros pueblos también hay racistas, xenófobos, de todos modos gracias por tu comentario en esto que de por si es un tema polémico.

  4. Vaya vaya, un chovnisita haciendo acto en escena con una retórica de absoluta parcialidad y desdén por la hsitoria.

    Mi estimado amigo, no se me ocurre una buena razón para que alguien sienta siquiera respeto porlo que representan tu y tu “pueblo elegido”, y la idea de que “siempre esto” y “siempre lo otro” nos deja muy en claro que que estamos hablando de un grupo de gente intolerante con ideas fantásticas y obsoletas cuyo comportamiento ante el mundo resulta ser el mas incompatible y radicable de toda la humanidad.

    así como tu niegas de facto y hecho el derecho de los palestinos a habitar su propia tierra, nosotros pensamos que no existe consderación alguna para tener consideración al pueblo israelí, además claro de que ya estamos hartos de que se autocompadezcan y se autovictimen ante el mundo cuando alguien lso crisitca, parece que no tienen otra cosa mas que el holocausto para generar lástima y compasión entre los demás pueblos, pues cada que alguein alza la voz no falta el cobarde invasor que grita “antisemita antisemita”, “nazi nazi”, me “persiguen mepersiguen”, diem que es eso si no un acto demaldita cobardía.

    Vamos a dejar la s palabras en paz, ya no falta mucho para que Ahmadineyah consiga construir su primera bomba nuclear, cuando la tenga veamosa ver que pasa con tu repulsivo, asqueroso, ridículo e innecesario pueblo Israel.

    perseguidos sean 4ever

  5. ISRAEL ES FUE Y SERA UN PAIS JUDIO…EXISTEN MILES DE PAISES CRISTIANOS Y MUSULMANES Y SOLO 1 UN PAIS EN EL QUE LOS JUDIOS SE SIENTEN TRANQUILOS LEJOS DE PERSECUCIONES.
    4000 ANOS DE CULTURA E HISTORIA NO SE BORRAN JAMAS
    LOS PALESTINOS QUE SE VAYAN A VIVIR A UN PAIS ARABE Y NOS DEJEN EN PAZ…ESTA ES TIERRA JUDIA, QUIEN LA ACEPTA BIENVENIDO Y QUIEN NO QUE SE VAYA Y NOS DEJE EN PAZ

    DECIR QUE LOS PALESTINOS SON DECENDIENTES DE ISRAEL ES TAN ESTUPIDO COMO DECIR QUE LOS INDIGENAS LATINOAMERICANOS SON DECENDIENTES DE LOS CHINOS.
    LOS PALESTINOS SON ARABES, TIENEN CULTURA E IDIOMA ARABE.
    LOS HABITANTES DE LA ANTIGUA JUDEA HABLABAN HEBREO, Y ERAN JUDIOS.
    EL MEJOR EJEMPLO
    JESUS ERA UN JUDIO QUE VIVIA EN PALESTINA Y NO UN PALESTINO DE ORIGEN ARABE, PORQUE EN ESA EPOCA NI ARABES HABIA EN PALESTINA, Y DE HECHO PALESTINA ES UN NOMBRE IMPUESTO POR ROMA.
    JAMAS EXISTIO UN PUEBLOPALESTINO RECLAMANDO UNA TIERRA,Y MUCHO MENOS JERUSALEM
    HACE 4000 ANOS EXISTE UN PUEBLPO JUDIO RECLAMANDO UNA TIERRA PROMETIDA.
    Y SI NO CREEN LA MEJOR FORMA DE VERIFICAR ES LEER LA BIBLIA, O VER ALGUNA PELI DE MOISES

    AM ISRAEL JAI
    VIVA EL PUEBLO DE ISRAEL 4 EVER
    SHALOM

  6. me parece bien el estado laico, y no olvides que tambien existen los cristianos palestinos.