Todavia NO Estamos en Crisis

Lo que viene (IAR)

El factor clave: Cuándo, cómo y dónde va a comenzar la verdadera “crisis” del sistema capitalista

Qué es la crisis


Hay más de uno que se pregunta: ¿Estamos en crisis?.

¿Estamos en crisis? Para ser precisos, todavía no. Solo estamos en la etapa final de la gestación de la crisis.

Definamos, antes que nada, lo que es una crisis.

En general una crisis (sea personal o social) se caracteriza por una pérdida de control sobre un organismo alterando su funcionamiento y poniendo en riesgo su supervivencia.

Tomada en términos del sistema capitalista (el organismo), la crisis sólo sobreviene cuando se quiebran las variables de “gobernabilidad” sobre los que están construidos los pilares de su funcionamiento a escala global.

La condición esencial para el funcionamiento del Estado capitalista (tanto en los países centrales como periféricos) se resume en tres factores: Estabilidad económica, gobernabilidad política y “paz social”.

Esas tres condiciones son básicas para que el “sistema” (la estructura funcional) de los negocios y la rentabilidad capitalista funcionen sin interferencia y no se alteren las líneas matrices de la propiedad privada y concentración de riqueza en pocas manos.

Cuando por alguna razón se altera alguno de estos tres factores, el sistema entra en crisis, y debe generar inmediatamente alternativas para preservar su supervivencia.

Hoy claramente, y aunque no hayan conseguido detener el proceso de contaminación del descalabro, los gobiernos y los bancos centrales capitalistas mantienen un cierto nivel de “control” mediante las “inyecciones” y los “salvatajes” que impiden que la crisis se desmadre y se salga del plano exclusivamente económico financiero.

Por lo tanto, la crisis sólo se limita a caídas bancarias, quiebras empresariales (que en realidad se convierten en un “negocio financiero con la crisis” donde el grande se come al chico) que no ponen en riesgo considerable inmediato ni al sistema ni a los Estados capitalistas.

Pero hay una pregunta central: ¿Cuándo comienza la crisis?

Y hay una respuesta también central: Cuando los estados capitalistas hegemónicos con EEUU a la cabeza pierdan el control sobre las variables de gobernabilidad del sistema,  lo que les impedirá seguir funcionando.

¿Y cuándo será ese momento?

Anoten una palabra clave: Desocupación.

La Crisis empieza con la falta de empleos y el estallido social

El factor clave

La desocupación es el elemento clave, el detonante estratégico, que marca el principio del desarrollo de la crisis estructural con pérdida de la gobernabilidad (económica, política y social) de los Estados que integran desigual y combinadamente la red “globalizada” del sistema capitalista, cuyos resortes de decisión se encuentran en EEUU y en Europa.

La desocupación es la matriz de la pérdida de gobernabilidad por una razón esencial: Los despidos masivos de obreros y empleados son el barómetro y marcan el momento exacto en que la crisis se sale de la “superestructura” económico financiera y se mete dentro de la sociedad.

La desocupación, es una instancia límite, donde el riesgo es la supervivencia del individuo y su familia. Ya no se trata de una devaluación de su salario por aumento de precios, sino de la desaparición del salario. El individuo-masa se queda sin la herramienta y sin los recursos básicos para supervivir dentro del sistema.

Y en consecuencia, el desocupado entra en crisis: Estalla su habitat social, se queda sin futuro, sin consumo y sin elementos esenciales para sobrevivir, su mente estalla.

Señoras y señores: Les presento al estallido social.

El estallido social, expresado en huelgas y en levantamientos colectivos (desmadrados o no) es la célula, el primer escalón, de la pérdida de “gobernabilidad” por parte de los Estados capitalistas, tanto centrales como periféricos.

Un desocupado (que ha perdido su universo de consumo y de supervivencia, incluido el de su familia) no puede ser contenido con “inyecciones financieras” ni con “asistencialismo”, requiere de una solución estructural (la restitución del empleo y el salario) que el capitalismo en recesión no le puede dar.

Está históricamente probado que los empresarios capitalistas (por una ley histórica de la explotación del hombre por el hombre), cuando se reducen las ventas acuden al despido de personal para “achicar costos” y mantener sus márgenes de rentabilidad.

En resumen, los despidos (el “impacto social”)  conforman la “noticia estratégica” que rompe el statu quo de la “crisis superestructural” (controlada por los gobiernos) y la convierten en “crisis social”.

Las huelgas y los estallidos sociales (como respuesta inmediata a la desocupación en masa) conmocionan los pilares del control institucional y político de los Estados capitalistas, anarquizan la economía, y hacen estallar el sistema, como antes la desocupación hizo estallar al individuo.

En resumen, y de acuerdo con lo que ya se verifica en la realidad), se están quemando etapas: La crisis financiera ya devino (por medio de la recesión) en crisis estructural, y rápidamente se dirige hacia la crisis social (el emergente de los despidos laborales) de mano de la desocupación que empieza a extenderse a escala planetaria.


La matriz de la crisis

En los dos últimas semanas (y como primera señal de que el planeta ya ingresó en la “crisis estructural”), comenzó a darse en distintos países del mundo un importante número de despidos (en aumento constante) que certifica la presencia de una recesión ya instalada a escala planetaria.

A los despidos en el sector bancario, en las automotrices y en las grandes tiendas y centros de consumo, hoy se suman los 50.000 despidos de Citigroup, que marcan una tendencia “masiva” del proceso.

La desocupación sigue una línea claramente definida: Nace en los sectores financieros, de servicios o industriales de Europa y EEUU (los exportadores imperiales de la recesión) y se proyecta a los países “emergentes” o periféricos mediante las filiales de las empresa y bancos trasnacionales (con casa matriz en los países centrales) que empiezan a despedir, suspender o recortar horas a sus planteles de trabajadores.

Metodológicamente esto indica que, impulsada por la dinámica de los países centrales, la desocupación en los países periféricos (de Asia, África y América Latina) comienza por los bancos y empresas trasnacionales que controlan el sistema económico productivo y los comercios interiores y exteriores de los países, y que dan trabajo a la mayoría de la mano de obra urbana empleada (eso explica porqué la desocupación es simultánea a la de los países centrales).

Y hay un principio axiomático probado por la realidad:  Así como las potencias centrales (con EEUU a la cabeza) son las grandes exportadoras de recesión mundial, los bancos y empresas transnacionales imperiales son los grandes exportadores de desocupación masiva a escala global.

Ante el derrumbe del modelo de explotación capitalista “globalizado” esos bancos y trasnacionales del Imperio (que hegemonizan el control sobre el comercio y los sistemas productivos a escala global)  descargan la crisis sobre las espaldas de los trabajadores que pasan a la categoría de “desocupados”.

En el caso de América Latina , este fenómeno se agrava por lo siguiente: Entre el 60% y el 70% de la población laboral está “en negro” y con contratos basura (ocupación temporaria sin estabilidad laboral), lo que facilita los despidos en masa y reduce y/o exime al empresario de las indemnizaciones por despido.

El dato es importante a la hora de evaluar las causas de lo que algunos analistas ya definen y proyectan como la “bomba laboral” (despidos en masa) en América Latina.

Resumiendo:

La desocupación es la clave, el principio funcional, de la crisis capitalista extendida a escala global.

Conforma la ruptura de la última línea de supervivencia del individuo y es la sustancia matriz del descontrol económico, político y social de los gobiernos capitalistas.

Y hay un dato central que diferencia a la “crisis social” de las precedentes (la financiera y la estructural”): Las huelgas y estallidos sociales no se controlan con “salvatajes financieros, sino con represión masiva.

Y la represión masiva genera el caos del sistema y retroalimenta los estallidos (que a su vez retroalimentan la represión), se rompen los marcos institucionales y políticos:  El Estado y el sistema capitalista pierden el control y entran en crisis, no superestructural sino “total” .

Se quiebran las variables de la “gobernabilidad en paz”: No hay “contención democrática”, no hay “contención política”, no hay “contención social”, el individuo-masa desocupado pierde la dimensión de las reglas sociales y se suma a un grupo de iguales para conseguir lo que le quitaron: La supervivencia, representada en un empleo y en un salario (satisfacción de las necesidades básicas asegurada).

Ese (el desocupado nucleado en estallido social masivo) es el límite que marca la línea roja entre la “gestación de la crisis” (como estamos viviendo) y la  crisis del sistema que sólo estallará cuando comiencen las huelgas generales, los cortes de ruta y autopistas, y los bloqueos a accesos de ciudades claves.

¿Cuándo y por dónde empezará la crisis?

La verdadera crisis del sistema capitalista va a comenzar a desarrollarse cuando el proceso de despidos laborales se torne masivo y las víctimas sumen centenares de miles hasta millones multiplicadas por todo el planeta.

La actual dinámica ya es indicativa de que los despidos ( a diferencia de la crisis económica financiera que se desarrolló primero en el centro) ya comienzan a multiplicarse y van a ser simultáneos en los países centrales y en los periféricos, por vía de las transnacionales, y en consecuencia, el estallido de la crisis va seguir un proceso nivelado y simultáneo en todo el planeta.

La dinámica ya quedó confirmada con la crisis desatada por la suba del petróleo y los alimentos, donde las reacciones sociales fueron simultaneas en Europa, Asia, África y América Latina, donde se registraron huelgas, estallidos sociales y cortes de ruta.

En consecuencia, una vez instalada la crisis, pasaremos al siguiente escenario: La Represión.

La represión (de la que vamos a hablar en el próximo informe) conformará a su vez, la matriz fundacional de un nuevo proceso histórico del sistema capitalista cuyos alcances hoy todavía es difícil de dimensionar y proyectar.

——-

Por Manuel Freytas, periodista, investigador y analista,
especialista en inteligencia y comunicación estratégica.
Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.
Ver sus trabajos en Google

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “Todavia NO Estamos en Crisis”

  1. interesante analisis ojala los chavos en edad de influenciados por la tecnologia y la moda salieran del abismo condicionada que hacen de ellos los medios masivos de comunicacion y se echaran un vistazo a esta realidad cabrona en la q stamos y lo que nos depara . buen analisis

  2. wow, que buen texto te conseguiste, y por el bien de la información, difundiré este texto en mi blog, por supuesto que pondré de donde lo saqué…
    Saludos

  3. Va bien el post: buen trabajo de concisión ante tal cantidad de atrocidades. Procedo a marcarlo para leer la siguiente entrada.