La “Batalla de Berna”

Suiza: militantes de izquierda desbandan acto de la ultraderecha

Por: Izquierda.info
Fecha de publicación: 21/10/07 (Aporrea)

La Battalla de Berna, Suiza

BERNA, Suiza – La llamada Batalla de Berna conmovió a la sociedad suiza. Miles de partidarios de la extrema derecha, quienes eran apoyados por fuerzas policiales, fueron detenidos por centenares de activistas de izquierda con bombas molotov, piedras y barricadas que impidieron un acto del Partido del Pueblo Suizo (PPS).

El pasado sábado 6 de Octubre, de acuerdo al diario The Guardian ingles, unos 1.000 “guerrilleros urbanos” de izquierda atacaron con efectividad y precisión un acto de 10.000 partidarios del PPS, arrojando bombas molotov, incendiando automóviles y construyendo barricadas que impidieron la realización del acto público.

Docenas de manifestantes fueron detenidos por la policía que informo que había sido “sorprendida por la actuación de los radicales” que actuaron “coordinada y efectivamente en pequeños grupos, difíciles de controlar”.

Los manifestantes de izquierda entraban y salían de la multitud convocada por el PPS, causando heridas o la dispersión de sus partidarios y destruyeron el escenario preparado especialmente para el mitin, dijeron fuentes oficiales.

El PPS es el mayor partido de ultraderecha de Suiza, dirigido por el multimillonario Christopher Blocher y viene realizando una campaña xenófoba contra los inmigrantes en ese país y levantando banderas que cuentan con la simpatía y el seguimiento del creciente espectro de fuerzas políticas fascistas de Europa.

El PPS es el favorito para emerger como el partido mas fuerte del país (con alrededor del 25% de los votos) en las próximas elecciones parlamentarias y al Consejo Nacional programadas para el 21 de Octubre.

El PPS es parte de un movimiento creciente de organizaciones fascistas o de extrema derecha que incluyen al Frente Nacional francés (dirigido por el neofascista Le Pen y que viene de obtener 15% de los votos a nivel nacional), organizaciones neonazi alemanas, el British National Party (BNP) que ha ganado una serie de elecciones locales, el Blok Party de Bélgica, el Partido Popular Danes y otros partidos similares en Polonia, España, Portugal…

El actual Presidente y Ministro de relaciones exteriores de Suiza, el socialdemócrata Micheline Calmy-Rey, se ha quejado que la campana del PPS le esta dando a Suiza “un mal nombre” y lo acuso de ser, en parte, responsable de la violencia en Berna el fin de semana pasada.

Grupos de izquierda suizos desmintieron, por su parte, las aseveraciones de Blocher y la policía de Berna. Algunos dirigentes juveniles afirmaron que la confrontación no había sido planificada y fue una reacción a la provocación de la policía y de los propios partidarios del PPS. También desmintieron los números “oficiales” dados por las autoridades y el partido de ultraderecha.

De acuerdo a estas fuentes, el PPS ordeno una manifestación para provocar a grupos pacifistas, pro inmigrantes y de izquierda que realizaban ese día un festival antirracista en la capital Suiza y al que concurrieron unas 4.000 personas.

Cuando manifestantes surgidos espontáneamente de los barrios pobres y de grupos de la extrema izquierda quisieron bloquear con barricadas el avance las columnas del PPS, que afirmaron contaban con unos 4.500 participantes, fueron atacados con gases y balas de goma por la policía y piedras por los activistas del PPS entre los que se contaban centenares de militantes neonazi que apoyan al PPS.

Unas 2.500 personas se reagruparon entonces provenientes de todos los barrios de Berna para solidarizarse con los militantes bajo ataque policial y comenzó un contraataque con los resultados descriptos.

Los manifestantes tuvieron éxito en bloquear la ruta del PPS al cerrar unos de los puentes mas importantes que comunica con el centro de la ciudad, construyendo barricadas y dispersando a los grupos de choque del PPS y resistiendo a la policía con bombas molotov y lluvias de piedras.

Blocher trato de aprovechar a su favor lo que a todas luces es una derrota de su partido que se precia de “ejercer mano dura” y que trata de brindar una imagen de invencibilidad. Dijo a los medios que estas eran ataques “antidemocráticos” que “le impedían al mayor partido de Suiza expresarse libremente en el centro de Berna”.

Proviniendo, como lo hacen, estas aseveraciones de quien ha fustigado a la democracia burguesa como incompetente para detener el influjo “de los criminales inmigrantes” que llegan al país y que es la “expresión decadente de un régimen impotente para defender los verdaderos intereses que cuentan” y que se ha manifestado por “una Suiza exclusiva para los Suizos” que deben ser impuesta por la fuerza, no cabe sino señalar su hipocresía.

Es probable que, temporariamente, la lección que le dieron los jóvenes y la izquierda, sirva para reforzar al sector ultra conservador que tiende a votar por el PPS, pero en términos estratégicos, la victoria de los antirracistas contra los xenófobos en la “Batalla de Berna” ha mostrado la vulnerabilidad de los “superhombres fascistas”, caracterización sobre la que basan gran parte de su prestigio.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comments are closed.