Estados Unidos se perfila hacia una crisis social

Roberto González Amador entrevista para La Jornada a James K. Galbraith, Economista y académico estadunidense. (fragmentos)

–Esta crisis en el sector inmobiliario de Estados Unidos se presenta en un momento en que la economía enfrenta crecientes déficit fiscal y en la cuenta corriente, de más de 800 mil millones de dólares. ¿Cuál puede ser el resultado de la combinación de estos factores?

–Básicamente lo que va a afectar es el valor del dólar. No creo que el Congreso se atreva en estos momentos a realizar un recorte fiscal poderoso. Gran parte de la crisis se debe al alza en la tasa de interés de hace algunos años. Ahora la Reserva Federal ha debido bajar su tasa de interés. Todo esto afecta el valor del dólar.

–¿Habrá una reducción del gasto militar de Estados Unidos?

–Los gastos militares se van a mantener debido a la presencia de Estados Unidos en Irak. Lejos de disminuir, los costos tangenciales, como son el regreso de los militares, que hay que tratarlos, etcétera, significarán un incremento. En lugar de disminuir, preveo que va a aumentar.

Exequias del dólar

–En algunos círculos académicos se comienza a hablar del declive del dólar como moneda fuerte y de la aparición de otras divisas, como el euro.

Es muy temprano para hacer las exequias del dólar. Todavía no se ve con claridad que vaya a perder su relevancia. Porque el alza del euro también afecta a las economías de la Unión Europea e incluso de quienes no están en el sistema del euro, como Gran Bretaña. Entonces, el problema de la próxima administración de Estados Unidos es cómo va a estabilizar este desequilibro, pero no veo de inmediato la caída abrupta del dólar.

Otra guerra en ciernes

–¿En Estados Unidos habrá una desaceleración económica o se anticipa una recesión?

–El país no está en recesión, pero hay una desaceleración significativa. La economía se ha estado manteniendo por deuda y por el sector de bienes raíces, las hipotecas, que han hecho funcionar el consumo. Lo que pasa es que al bajar los bienes raíces va a afectar el consumo, y eso es lo que está provocando la desaceleración. Hay gente que cree que esta carencia puede ser contrarrestada o compensada por las exportaciones, pero yo soy escéptico, a pesar de que el dólar está en un nivel bajo. Otra guerra podría cambiar la situación.

–¿Es una economía de guerra?

–Si van a otra guerra puede ser que cambie la situación.

–¿Considera que existe esa posibilidad?

–La posibilidad de que la administración de Estados Unidos emprenda una nueva guerra es, se puede llamar así, una pregunta que está abierta. Yo estoy escéptico también sobre la posibilidad de una guerra en Irán, pero no es un asunto que esté fuera del debate. El sector militar está en contra de la guerra; los generales, paradójicamente, se oponen. Está en contra el secretario de la Defensa, pero el vicepresidente (Dick Cheney) está a favor.

–¿Qué pasará con la clase media estadunidense?

La clase media había aguantado debido al auge del sector inmobiliario. Ahora viene la crisis de la clase media, es lo que sigue. La construcción de la clase media en Estados Unidos está basada en el crédito y este crédito lo están obteniendo por las hipotecas del sector inmobiliario. La clase media se sostiene con créditos para la universidad, para adquirir casa, préstamos para ir de vacaciones. Podría haber una insostenibilidad del sistema que se ha creado en los últimos 40 o 50 años si se seca el sistema crediticio que le llega a la clase media.

¿Es el fin del conocido como sueño americano?

–Conozco bien las crisis financieras, tengo tiempo observándolas. Trabajaba en Chrysler en Nueva York, cuando ocurrió la crisis de México en 1982. Vi la crisis de las instituciones de ahorro y préstamo en Estados Unidos (que tuvo un costo mayor al Fobaproa de México), la crisis rusa, la asiática. Es la primera vez que en forma integral una crisis afecta a la clase media estadunidense. Es más difícil de manejar y más desafiante, debido al tamaño de la economía de Estados Unidos. Se conocen los instrumentos para manejarla, son factibles, pero no se sabe en estos momentos si van a ser efectivos.

–¿Cuáles son esos instrumentos que menciona?

–Los pasos inmediatos vienen en dos áreas. Una es relativa a la crisis de las instituciones financieras, que ya se atiende con acciones como el movimiento de las tasas de interés por la Reserva Federal y la inyección de liquidez al sistema. La pregunta es qué va a pasar después. Se perdieron miles de millones de dólares en créditos. La otra es la que afecta a la clase media y a la clase media baja. La pregunta es si se mantiene a la gente en sus casas y se sostiene el consumo; hasta ahora no se ha hecho nada para eso. Creo que en los siguientes dos años no se va a hacer nada.

¿Puede haber una crisis social?

–Sí, es posible que haya una crisis social en Estados Unidos. Puede volverse una crisis social muy seria. Vamos a ver más gente sin hogar y mayor número de quiebras bancarias.

–¿Habrá expulsión de trabajadores mexicanos que no tienen documentos migratorios?

–No lo creo. Esta crisis va a golpear mucho a la población afroamericana que acaba de mudarse de casas rentadas a otras que adquirieron con hipotecas. No creo que afecte esto a los mexicanos, quizá a algunos, pero no es la mayoría. Los mexicanos que trabajan viven en casas rentadas, tienen casas temporales.

 

En los últimos cinco años, añade, han mejorado las empresas del sector militar. Si una nueva guerra ocurre, plantea, es muy sencillo determinar quiénes se van a enriquecer. En esta perspectiva, comenta:

“El presidente Bush representa al Estado trasnacional corporativo. Es el hombre de paja profesional, así lo describiría, es un experto en relaciones públicas. Representa lo más limitado del conocimiento de Estados Unidos. Casi nadie apoya esta situación, salvo el Estados Unidos corporativo. Ronald Reagan, por ejemplo, tenía su base de apoyo. Incluso los cristianos republicanos de Carl Rove –el superasesor defenestrado este año– son insuficientes para sostener al Partido Republicano. Lo más interesante es que el Partido Republicano se está volviendo un partido del sur profundo, sin base en el resto de Estados Unidos. Es muy probable que se vea una supermayoría en el Senado para el Partido Demócrata”.

Remata: “Para que el sistema estadunidense quede estable se requiere un ambiente multilateral estable y además que sea predecible. Y la política exterior de la administración Bush, que viene de los aspectos mas agresivos de la guerra fría de los años 50 y 60, lanzando guerras preventivas y abandonando el marco de la diplomacia multilateral, finalmente ha demostrado los límites del poder militar, que han puesto en peligro la economía de Estados Unidos”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No Comments to “Estados Unidos se perfila hacia una crisis social”

  1. SON UNA PORQUERIA LOS ODIO DEN GRACIA QUE NOO LOS E DEMANDADO POR LO UQE ME HICIERON